Los sacerdotes de ambos países oraron por la paz y el mejoramiento de las relaciones entre estos países hermanos.

Por Eira González Palmar.

En Paraguachón, población limítrofe entre Colombia y Venezuela, Monseñor Ubaldo Santana, Obispo de la Diócesis de Maracaibo, presidió la eucaristía con sacerdotes de ambas naciones. La intención giraba en torno al alcance de la paz y el mejoramiento de las relaciones entre estos países hermanos.

El presbítero Jefferson Ariza Ojeda, párroco de la iglesia Nuestra Señora del Carmen de Maicao, agradeció la presencia de sus hermanos sacerdotes y pidió a los representantes perseverar en la oración para el crecimiento de las vocaciones sacerdotales. “Para la iglesia no hay frontera por eso hoy estamos aquí como hermanos celebrando la fe y orando por la paz”.

La comunidad cristina participó de la misa que se realizó en la raya entre la C y la V, en zona de nadie, límite entre Colombia y Venezuela.
-Publicidad-

Por su parte, el padre Adolfo Pinto, párroco de la iglesia San José de Maicao, aseguró que la unidad de los cristianos es el camino para conseguir la paz.  “Hoy estamos agradecidos con nuestros hermanos que vinieron de Venezuela a esta misa binacional con la intención que oremos por la paz de nuestros países”.

Importante destacar que los sacerdotes del Departamento de La Guajira colombiana hicieron una donación de alimentos para los seminaristas venezolanos.

El encuentro cristiano entre los sacerdotes de la Diócesis de Maracaibo y los representantes de la Diócesis de Riohacha, culminó con la presentación de actividades culturales tradicionales como el baile de la yonna y otros bailes culturales a cargo  de la escuela de Paraguachón.

-Publicidad-