Yeya lleva más de 30 años vendiendo arepas de queso a las afueras del Sena comercial.

Por Evelin Barrios Flórez.

En nuestra lista de honorables matronas guajiras no podía faltarnos Audelia Judith Aragón Arregoces, la popular ‘Yeya’ como es conocida entre sus familiares y gran número de amigos gracias a los más de 30 años que lleva vendiendo arepas a las afueras del Sena comercial en Riohacha.

Esta mujer de 63 años de edad con 11 hijos y 30 nietos, ha logrado ganarse el cariño de los riohacheros deleitándolos cada tarde con sus exquisitas arepas de queso. Su don para la cocina lo desarrolló en Cuestesitas, su pueblo natal donde desde muy temprana edad ayudaba a su mamá y abuela en el negocio de comida, al que se han dedicado gran parte de sus vidas.

Con la venta de arepas logró sacar adelante a sus 11 hijos, quienes hoy la agradecen su esfuerzo y dedicación.
-Publicidad-
-Publicidad-

Y fue de ellas precisamente de quien aprendió los secretos más importantes a la hora de cocinar, razón por la que un día al verse desempleada, sin pensarlo dos veces, con 10 libras de queso y cinco bolsas de harinas inició lo que se convertiría durante muchos años en el negocio que sostendría su numerosa familia,  la venta de arepas.

Y gracias a su negocio ha podido apoyar a sus hijos para que algunos de ellos hoy logren ser unos profesionales: docentes, eléctricos y hasta chef, dejando en claro que el talento para la cocina se lleva en la sangre.

Audelia con una sonrisa en su rostro recuerda sus inicios cuando comenzó vendiendo sus arepas por solo 200 pesos y es que han sido tantos años dedicada a este oficio que le ha permito ser reconocida por casi todos en la ciudad, “un solo día que falte a vender mis arepas, inmediatamente los clientes y amigos no demoran en preguntar por mí y visitarme para asegurarse que me encuentre bien.”

‘Yeya’, ha sido una mujer esforzada y persistente que cuando su esposo falleció hace 17 años, quedando sola con sus hijos, supo que no pararía de luchar para sacarlos adelante y aunque el menor de ellos hoy ya tiene 27 años y todos ya son independientes, asegura que seguirá trabajando hasta el día que Dios se lo permita.

En esta mujer no cabe duda que es un ejemplo de lucha y valentía, enseña que no hay límites cuando realmente se quiere surgir y que la persistencia es la mejor compañía a la hora de salir adelante.

 

-Publicidad-
-Publicidad-