El transitar por la Alta Guajira se ha convertido en el dolor de cabeza para los propietarios de los vehículos y sus ocupantes, porque si no pagan serían objetos de robos.

La delincuencia continúa. Parece que las situaciones irregulares que se viven en medio del desierto de la Alta Guajira no parecen acabarse, tal y como lo publicó este medio de comunicación el pasado 23 de mayo, sobre los robos perpetrados en la sabana de la Alta, en la actualidad usuarios reportaron nuevamente a La Guajira Hoy la nueva modalidad: el cobro de vacuna.

Se trata de un grupo organizado de manera ilegal que opera en el desierto de la Alta Guajira. En medio del incandescente sol, la polvorienta brisa del desierto y las dunas; hombres armados de pies a cabeza salen de la nada y tienen como principal objetivo: asegurar que el vehículo posea el ticket de identificación en el vidrio delantero que les permitirá saber si están o no amparados, para no robarlos.

¿La razón? Es la interrogante que se mantiene latente en la mente de aquellos que se han tenido que someter a este flagelo. Un habitante, afectado y quien prefirió mantenerse bajo el anonimato, declaró que mientras iba por la carretera arenosa, a la altura de las salinas de La Unión, dos hombres se le atravesaron en el camino y le exigieron el pago de 400 mil pesos, a cambio de un ticket pegante, que lo identificaría como usuario de libre tránsito.

Los vehículos que no posean este ticket y transiten por la Alta Guajira, podrían ser objeto de atraco, así denuncian sus habitantes.
-Publicidad-

Pero eso no es todo, los propietarios de los automotores también deben pagar cada 20 días una cuota de 200 mil pesos, es decir, 10 mil pesos diarios. Pero lo que no se ha podido aclarar es que si el automotor se daña en ese lapso de tiempo también tendría que pagar el impuesto.

“Nos están cobrando vacuna, eso no tiene otro nombre. En mi caso yo no pagué y tampoco pagaré nada, aun cuando he recibido amenazas de que sufriré las consecuencias, porque lo que queremos los habitantes de las distintas rancherías es que esta plaga se acabe y que las autoridades del Departamento intervengan”, testificó otro usuario que se mantuvo bajo el anonimato.

Hombres de la etnia Wayúu dijeron que anteriormente, estas personas andaban con sus rostros tapados, pero en la actualidad deambulan con las caras destapadas, parece que se perdió el temor, por lo que han sido identificados y aseguran que son los mismos habitantes de la Sierra de la Alta Guajira.

-Publicidad-
Compartir