Instantes cuando Rosalinda Aguilar le explicaba a los presentes cómo nació Anas Wayuu, la acompaña en el stand principal la también fundadora Josefa González.
-Publicidad política pagada-

Por Jefry Machado González.

La familia de Anas Wayuu estaba de fiesta, la razón, ayer cumplieron 17 años de vida administrativa, llevándole salud a sus afiliados en todos los rincones de La Guajira. Esta celebración estuvo a cargo de la gerente Beda Margarita Suárez Aguilar.

En la mañana de ayer se reunieron las fundadoras, directivos, funcionarios públicos,  personal médico y administrativo de la Ipsi Anas Wayuu de Maicao para festejar la trayectoria de servicio médica-hospitalaria a las comunidades del pueblo Wayúu, con  la misión a flor a piel que los motivó a crear el organismo: brindar atención de calidad al pueblo indígena.

-Publicidad-

Los asistentes llegaron al reciento ataviados con vestimentas blancas y frescas que entonan tal festividad al servicio de los más necesitados. La ceremonia eclesiástica inició con el aniversario, en la que se recordó la semejanza de la labor entre Jesús y la obra de la Ipsi Anas Wayuu.

Entre aplausos y elogios, las fundadoras fueron reconocidas por su loable trabajo al servicio del pueblo Wayúu: Rosalinda Aguilar y Josefa González, quienes gracias a su insistencia de no abandonar a sus paisanos guajiros, fueron hasta la capital para pelear y velar por la salud de más de 28 mil personas.

“Se necesita mucha voluntad para persistir en contra de todas las entidades que nos cerraron las puertas y que, pese a que perdimos la cuenta de cuántas veces tocamos la puerta, lo logramos y lo digo en plural porque es un trabajo mancomunado de cada corazón que quiso ser  un aporte positivo para nuestros pueblos”, indicó Rosalinda Aguilar, quien recordó que su trabajo no fue fácil construir todo lo que hemos logrado.

Un minuto de silencio se le brindó en homenaje póstumo, a quienes también fueron parte de la creación de la Ipsi desde sus inicios, pero que en la actualidad ya no están en el plano terrenal, como lo son: Cristina Gomez Ardieles, Cecilia Mercado Uriana, Cecilia Iguarán, José Domingo Hernández, Carlos de la Hoz Paz, Liso Carras y a Rafael Mejía, quienes estuvieron colaborando en la construcción de la entidad de salud.

Josefa González expresó su gratificación y con “un corazón hinchado” dice que todo el esfuerzo y sacrificio que hicieron en los 17 años de labor han valido la pena. “Todos conformamos esta familia y cada aporte que se hizo para llegar acá, no fueron en vano, porque tenemos en nuestras manos a una de las mejores Ipsi de toda Colombia”, indicó González, mientras unas lágrimas de alegría se asomaron en sus ojos.

El público asistente insistió en conocer la historia de Anas Wayuu y Aguilar no dudó en resumir el proceso de su creación. Ante un sistema operativo cambiante de aquel entonces, la Federación Wayúu abre paso a la Asociación de Cabildos y Autoridades Tradicionales, y junto a ellas la asociación Sumuiinwajat, lo que abre paso a la Ipsi Anas Wayuu en el 2001.

Precisó que fue un proceso arduo con el aseguramiento de 28 mil personas que necesitaban acceder al derecho fundamental de la salud, hoy el resultado es la conformación de la Ipsi propia de los Wayúu en Maicao, con el fin de respetar los usos y costumbres de la comunidad, con funcionamiento solo en La Guajira.

Y con unas jarras de ayajaushii, al mejor estilo de la cultura Wayúu, se realizó el brindis de ceremonia en el que se proyectaron y desearon muchos más años de labor, a seguir apostando por un servicio de calidad y sobre todo, a luchar por ser los mejores y mantenerse como una entidad del estado.

-Publicidad-