Por Jefry Machado González.

El mundo ha estado ligado a la producción agrícola. La cosecha de un sembradío representa en muchas ocasiones la oportunidad de crecimiento de un país, sin embargo, su activo más fuerte son las manos de quienes labran la tierra: los campesinos.

El Gobierno de Colombia, de la mano del Ministerio de Cultura instauró el día de hoy como el Día nacional del Campesino, para hacer honra aquellos a quienes han permeado la cultura y las tradiciones, elementos fundamentales y cruciales de nuestra historia como nación.

-Publicidad-

El equipo reporteril de La Guajira Hoy visitó los dos mercados principales de Riohacha, para conocer de cerca las vivencias de un agricultor, los rubros que maneja y los desafíos que presenta para equilibrar sus ventas a la par de la economía del país.

Roberto Manríquez, de 52 años, posee una finca en el cual siembra arroz criollo, sin embargo también se rebusca como revendedor de hortalizas en el mercado viejo y contó sus vivencias como campesino.

“Nací y me crié con la agricultura. Mi familia se dedicó siempre a la siembra de arroz en la zona sur de La Guajira, cuento con 15 personas que me ayudan en el sembradío. Factores como las fechas de siembra, evaluación de tipo de tierra y supervisión en el proceso de crecimiento son fundamentales para una buena siega”. Aunque en la actualidad labora en su puesto, aspira retirarse pronto del lugar y dedicarse a tiempo completo a los asuntos concernientes a la finca.

Miguel Epinayú

En las afueras del mercado nuevo, se encontraba un hombre Wayúu en su bicicleta y su cesta en el que contenía racimos de pencas de sábila, producto de su huerta en el kilómetro 10, vía a Maicao. Miguel Epinayú se dedica a la siembra del aloe vera para luego venderla por ramilletes al precio de 5 mil, estrategia que le ha servido para mantener a su núcleo familiar el cual está conformado por seis integrantes.

“Solo necesito de un buen espacio, remover la tierra con pala y abonarla con estiércol de vacas. Junto a mi esposa sembramos las maticas de sábila por un cuadrante de nuestra tierra, semanas después sembramos otro espacio y así vamos hasta lograr los necesarios para venderlos aquí”, explicó Epinayú.

Las tierras de Palomino son las ideales para la siembra de mandarina, tamarindo, cocos, aguacates y guayabas, así lo refirió Vialí Bolaño (37 años) quien se dedica al oficio de la agricultura desde hace nueve años y junto a su familia llevan adelante el negocio de traer sus productos hasta el local que tienen en el Mercado Nuevo de Riohacha.

Vialí Bolaño

Eduardo Patiño, de 40 años, es oriundo de Maracaibo y es agricultor desde hace 30 años atrás. Pese a la crisis que vive el vecino país, se vio en la necesidad de migrar junto a su esposa y ofrecer sus productos de plantas de viveros en un local tipo bohío en el Mercado Nuevo del Distrito y refiere sobre su actividad como la más honesta: “Me gano el pan de cada día con el sudor de mi frente. Y siembro árboles como: trinitarias, isora, palma, úcaros, helechos, regaderas, gramas, entre otras… todas con el fin embellecer las fachadas de los hogares guajiros”.

Historias como estas circundan los comercios informales de los expendios de frutas, hortalizas, tubérculos y hasta plantas, de los diferentes mercados que posee el Distrito de Riohacha. Además de campesinos, son personas que construyen un mejor país y mucho de sus productos llegan a la mesa del guajiro. Desde La Guajira Hoy les deseamos a todos los campesinos un feliz día.

-Publicidad-