Emprender y sacar adelante una empresa no es nada fácil pero insistir para cumplir los objetivos planteados tiene su recompensa, esto lo experimentó Alcibiades Rodríguez Epieyú reconocido por algunos turistas como una persona honesta y responsable que atiende con esmero su restaurante “Piraka”, ubicado en la playa de Mayapo.

Alciabiades es un Wayúu de 44 años que nació en el municipio de Manaure, desde muy joven le ha gustado trabajar, antes de tener su propio negocio trabajaba para su hermano como mesonero, él era el encargado de atender a los turistas que llegaban a vacacionar en un pequeño restaurante en Mayapo.

Por su buena atención, cordialidad se ganó el cariño y la amistad de muchos visitantes, uno de ellos en especial, le brindó su apoyo y le ayudó a iniciar su propio negocio de comidas, Rodríguez Epieyu recuerda que inició con una enramada, poco a poco fue avanzando y actualmente su restaurante ofrece una gran variedad de servicios para el turista.

-Publicidad-

Dentro de su menú destaca la langosta, chivo, pargo rojo, friche, mojarra, sierra y bebidas gaseosas, sobre estos alimentos destaca que son de la mejor calidad y tienen un excelente sabor, también alquila chinchorro para quienes deseen pernoctar o si desean llevar sus carpas, el visitante tiene un puesto disponible “para mí lo más importante es que las personas se sientan cómodas y bien atendidas para que regresen”.

Alcibiades Rodríguez Epieyú

Alcibíades señala que las ganancias que obtiene en su restaurante son para el sustento de su familia y la educación de sus cinco hijos, quienes los fines de semana y días festivos le ayudan en la atención a los clientes “yo me gano la confianza de la gente por la atención que les doy” para este hombre esta es una de las acciones importantes cuando se quiere iniciar un negocio que dependa de la atención a los clientes.

Sobre el nombre del restaurante señaló que “Piraka” en español significa “mírame” destacando  la importancia de mirar y tratar bien a las personas para que sientan confianza, la historia de este hombre sirve como ejemplo para muchas personas que deseen iniciar su negocio.

En este sentido es importante superar los miedos y asumir el reto de emprender los proyectos, siempre habrá alguien que este para ayudarte, como el turista amigo de Alcibíades que lo animó y se convirtió en una especie de ángel.

Tampoco puede faltar tu fuente de inspiración, en este caso los hijos de este hombre eran el motor que lo motivó a seguir adelante, ver a sus hijos formados, educados y finalmente el reconocimiento que te dan los visitantes que llegan al negocio y se van con ganas de regresar por  la satisfacción de haber sido atendidos de una manera amable.

-Publicidad-