Programas como Pütchipü-palabrero de la paz y la confianza como mediadores, busca que el estudiante tenga participación activa como parte de su desarrollo integral.

La institución educativa Isabel María Cuesta González apostando en la creación de un ambiente libre de violencia formalizó el lanzamiento del programa Pütchipü-palabrero de la paz y la confianza como mediadores de paz.

La actividad se desarrolló la mañana de este jueves por un grupo conformado por 20 niños de los grados de primero a quinto, quienes en compañía de sus acudientes asumieron el compromiso de velar por la paz de la Institución y su comunidad educativa.

Este programa forma parte de los procesos de formación del área de orientación escolar, dirigido por la docente Lindantonella Solano Mendoza, quien en esta oportunidad contará con el apoyo de los padres de familia para garantizar el desarrollo armónico y vivenciado de este proceso.

Alba Gabriela Díaz Frías.
-Publicidad-

“Desde el área de orientación escolar de la Institución se vio la necesidad de buscar espacios donde puedan resolverse los conflictos entre niños en el aula de clases y que mejor manera que hacerlo que a través de uno de nuestros patrimonio como lo es el Pütchipü-palabreros ancestrales Wayúu, personas con formación de liderazgo, valor de medicación y portadores de paz”, explicó la docente Solano Mendoza.

Por su parte los Pütchipü-palabreros de cada curso manifestaron entusiasmo ante este programa, expresando la importancia del compromiso adquirido. “Nosotros somos los responsables de conseguir la paz, seremos los mediadores de los conflictos en nuestro salón para que todos podamos convivir en armonía”, indicó Alba Gabriela Díaz Frías, estudiante y representante palabrera de quinto grado.

De igual manera los padres de familia se mostraron muy agradecidos por esta iniciativa, considerando que son programas fundamentales para el desarrollo humano y formativo de sus niños, así lo expresó Nany Frías, madre de familia, “me parece un proyecto loable y sé que con este proyecto los niños van a sembrar la paz, garantizando un mejor ambiente escolar porque estarán dispuesto a mediar ante cualquier adversidad”.

Nany Frías. 

Cabe señalar que el Pütchipü-palabrero Wayúu fue reconocido en el 2010 como patrimonio inmaterial de la humanidad por la Unesco, como un sistema autóctono de derecho reconocido por los gobiernos de Colombia y Venezuela, cuya función es intervenir en los conflictos intrafamiliares a través de la palabra diplomática sin agresión, ni ofensas, siendo este el único medio para alcanzar la paz, a través de la escucha pasiva y consejos prudentes.

-Publicidad-