Los integrantes del grupo son: Lily Gutiérrez, Klever Mejía y Emilsa Rojas.

Una mujer preocupada por la seguridad alimentaria de los indígenas Wayúu, acompañada de un grupo de trabajo, decidió producir la granola de trupillo, un alimento nutritivo que se obtiene de este árbol que crece de forma abundante en el desierto peninsular.

Emilsa Rojas Atencio, decidió participar en el Reto Inspira Guajira, un concurso patrocinado por el Sena, la Universidad de La Guajira, Corpoguajira  y varias empresas privadas como Cerrejón y  Chevron, la cual busca apoyar las ideas innovadoras que contribuyan al desarrollo de La Guajira.

Este proyecto resultó ganador, venciendo alrededor de 100 competidores y en los próximos días viajará a México, donde el grupo de emprendedores recibirá diversas capacitaciones para que se logre formalizar esta idea y se pueda convertir en empresa exitosa y sostenible.

-Publicidad-

“Ahora somos un grupo de trabajo de tres emprendedores, conformado por Lily Gutiérrez y Klever Mejía, liderados por mi persona. En el viaje a México nosotros vamos a visitar empresas en varias regiones y recibir asesorías de negocio, para pulir nuestra idea. Nos van a capacitar en un modelo de negocio que nos permita mejorar la parte alimenticia de nuestros indígenas”

Esta es la granola que los tres emprendedores esperan perfeccionar, con los conocimientos que recibirán en México.

El alimento no solo incluye el trupillo, sino también la deshidratación de frutas del desierto como la iguaraya y la cereza.

Rojas Atencio aseguró que la idea nació por medio del aprovechamiento de la harina del trupillo. En los próximos días, partirá a la Ciudad de México, junto con Klever Mejía para dar a conocer el proyecto.

“La harina es algo que ya los indígenas han hecho desde hace mucho tiempo, porque eso hace parte de su conocimiento ancestral, lo que nosotros hicimos fue crear un producto nuevo de esa misma harina, agregando frutos del desierto y convirtiéndola en granola”, señaló.

-Publicidad-