Aspecto de la reunión que busca crear rutas para prevenir conductas suicidas en La Guajira.

El suicidio se ha posicionado durante muchos años como un enemigo silencioso en la sociedad guajira, fenómeno que alarmó al Departamento por la doble desgracia que enlutó a una familia en municipio de El Molino, el antes pasado fin de semana.

Ante esta situación crítica, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar  (Icbf), implementará un proyecto articulado de rutas de seguimientos en el Departamento para evitar el desarrollo de conductas suicidas.

El pasado jueves se realizó una transmisión vía Skype desde Bogotá a Riohacha con Diana Patricia Montenegro, de la sala de Dirección General del Icbf, para conversar sobre el tema del suicidio y las estrategias que se aplicarán en la región para tratar esta anomalía como un problema de salud pública y con abordaje de salud mental.

-Publicidad-

En este sentido, se ha construido un boletín de socialización, titulado Aproximación a los casos de suicidio, así como también la implementación de acciones en temas de  investigación de cómo se desarrolla la anomalía, cuáles son los factores para que las conductas suicidas se desarrollen, el acercamiento y compromiso en la prevención de la vulnerabilidad de menores, dar seguimiento a los desencadenantes ya que siempre habrán antecedentes.

“Este plan es una estrategia social de prevención de conductas suicidas en La Guajira, el cual consiste en observar cuatro elementos fundamentales: la intención suicida, la amenaza suicida, el intento de suicidio y el suicidio consumado”, declaró Montenegro, durante la transmisión.

Entre los riesgos que se tienen que tomar en cuenta al momento de observar conductas suicidas son: entrega de pertenencias valiosas, expresa sentirse incómodo con la carga que representa para sus padres, situación de violencia en hogares, embarazos no deseados, trastornos mentales hereditarios, consumo de sustancias psicotrópicas.

Ante la presencia de las señales mencionadas, se debe activar las rutas de abordaje para el  seguimiento y terapia, para la prevención de tales conductas y no del suicidio como tal. Asimismo la ruta busca el fortalecimiento de la comunicación entre padres e hijos.

-Publicidad-