Continúan las personas talando los arboles que se encuentran en la rivera de los ríos, con esta acción depredadora, se prevé que los afluente perderán fuerza y por ende, el agua se evaporará más rápido.
-Publicidad política pagada-

Ninguna autoridad ambiental o ente de control se ha dignado en ponerle freno a la tala de árboles de manera indiscriminada a orillas del arroyo La Yaya zona rural del Municipio.

Reservas escasas forestales de cedro, ceiba, Carreto, Caracolí, entre otros vegetales según denunció un preocupado colono de la vereda de los Toquitos, son primero secados con sustancias tóxicas, para posteriormente acerrarlos y comercializarlos vueltos tablas y listones.

Dijo el lugareño quien solicitó su nombre se obviara, que el desastre natural se está perpetrando con la anuencia de propietarios de terrenos, por donde atraviesa el pequeño afluente.

-Publicidad-