Los paramilitares son el apoyo de la Fuerza Pública, asegura Joaquín Gómez.

Es una verdad incontrovertible que la clase que detenta el poder en una sociedad dividida en clases, cuando sus privilegios están amenazados y es consciente de que ya con el pueblo se le han agotado todas las formas de engaño habidas no encuentra otra forma de frenarlo sino borrando de la vida a todos aquellos que considera sus adversarios políticos.

Así se refiere Joaquín Gómez, excomandante del Bloque Sur de las Farc apodo con que Milton Toncel se hace llamar en el grupo guerrillero ahora convertido en movimiento político Farc, la situación que vive el país en donde están aniquilando a los líderes sociales.

Precisó que Fuerza Pública dentro y con base a la legalidad constitucional, ya no puede ni está en capacidad de defenderle sus intereses de clase, razón por la cual, se  ve en la necesidad de crear una fuerza ‘ilegal’ (paramilitares), para que realice el trabajo sucio: asesinando a líderes sociales; a defensores de los Derechos Humanos; a excombatientes de las Farc reincorporados a la vida civil.

-Publicidad-

Tanto el presidente Juan Manuel Santos como su vicepresidente el general Oscar Naranjo, saben quiénes son los autores intelectuales y financiadores de estos grupos. La pregunta es, ¿por qué no hacen público sus nombres; por qué no los capturan; por qué no los judicializan? El fiscal Néstor Humberto Martínez también sabe quiénes son.

Si mal no entendí, se está convocando a todos los defensores y amantes de la paz con justicia social, a movilizarse el 7 de agosto en todo el país, como señal de protesta por esta racha de crímenes de líderes sociales. Considero que sería importante que la gente lleve pancartas con los nombres de los autores intelectuales y financiadores de los grupos paramilitares.

En un año han sido vilmente asesinados 311 líderes sociales; y en los últimos 6 meses van 104, sin incluir los más de 80 asesinatos de reincorporados y familiares de las Farc. La orgía de sangre sigue imparable, y los autores intelectuales de la misma continúan como siempre, intocables.

-Publicidad-