Los guajiros han quedado recibiendo el agua en tanques y baldes por la falta de inversión.

El primero de julio de 1965 La Guajira se convirtió en un departamento con autonomía político administrativa. Eligiendo a los gobernadores y alcaldes por decreto, desde la Constitución de 1.991 son elegidos por elección popular.

Hace tres días el Departamento cumplió 53 años y se observa un panorama desalentador, con dificultades de todo tipo, con un Estado que expide licencia para que empresas saquen los recursos naturales, pero pagaban con regalías, claro, no eran bien invertidas por los administradores de la cosa pública, el Gobierno de Santos se las llevó y para callarlos nos intervienen.

En ese sentido, este medio de comunicación dialogó con el diputado Hilber Pinto Aragón, un hombre que conoce en detalle la problemática de La Guajira y además, es el más antiguo en la Asamblea Departamental; abordándose a los temas como: salud, regalías, educación, alimentación y comercio.

Hilber Pinto Aragón.
-Publicidad-

El diputado aseguró que La Guajira no tiene una intervención verdaderamente planeada, sino que se quiso dar un ejemplo no solo al Departamento sino al país. “De venir aquí aparentemente a enseñar cómo se manejan los recursos y lo grave es que se manda a esa intervención con los mismos recursos que tenía La Guajira”.

Lo grave para La Guajira es que esa intervención asumió los recursos que se tenían del Banco Mundial. Fíjense, el Gobierno se lleva las regalías y hace uso del préstamo que estaba amparado en esa regalías, pero no se lleva la deuda, Es decir lo gastan ellos, pero lo paga el departamento.

Situaciones como esa, dejan al departamento en abandono y decidía, sin mencionar la problemática que a diario vive Maicao, Uribia y Manaure con el comercio, porque cada vez que se les ocurre modificar la ley de frontera, lo hacen para resquebrajar el tema comercial, que ha sido el motor económico de La Guajira.

En el tema de la salud, el Gobierno no ha puesto en marca el documento Conpes para salir de este cuello de botella, para fortalecer a los hospitales, con tecnología de última generación y evitar que los guajiros fallezcan en las vías a la hora de sacarlo enfermos del Departamento.

Las multinacionales se llevan los recursos naturales a cambio dejan las regalías pero el Estado colombiano se las lleva, pero antes, eran los gobernantes guajiros que la malgastaban.

Algo parecido ocurre con la Educación, el Gobierno no nacionalizó a Uniguajira, contrariando el Plan de Desarrollo Colombia la más Educada y ahí La Guajira no entra, “aquí en el Departamento hay jóvenes y familias que quieren educarse y esto mejoraría el desarrollo de una región y nosotros ni a eso tenemos derecho. Y en ese mismo abandono está la educación de los guajiros en todos los niveles”.

Con respecto a la muerte de niños asociados a la desnutrición, el gobierno no ha implementado una estrategia para irrigar al Departamento de agua, que esto contribuirá a la siembra de frutos que ayudarían en la alimentación de los guajiros.

Finalmente, el Estado no le devuelve a La Guajira en contraprestación a lo que debía dársele porque se extrae la varita, sal, gas, carbón, siendo las riquezas naturales que se llevan, “presentándose un gran desastre ambiental que nos ha causado la gran minería en esta departamento”, señaló el Diputado.

Wilfrido Vargas Niño.

Por otro lado, dialogamos con Wilfrido Vargas Niño, un reconocido periodista especializado en hechos judiciales, ya que en este ítem también se tiene dificultades. “Nuestro departamento tiene unos altibajos en materia de homicidio, durante una misma década decrece o aumenta, teniendo lo picos más alto al iniciarse el milenio. Con respecto a secuestro en los 60’ y hasta los 80’ era muy mínimo, había más desapariciones”.

Siguió diciendo Vargas Niño “el robo de vehículo era el pan de cada día en la década de 1990, al entrar el 2010 hacia adelante se volvió más cotidiano el hurto de motocicletas. Los hurtos a locales y viviendas era escaso y se incrementó en los últimos 20 años”.

-Publicidad-