En cumplimiento de dos órdenes del Tribunal Administrativo de La Guajira proferidas el 14 de diciembre de 2015 y el 29 de marzo de 2016, el jefe de la cartera de justicia hizo un acto de reconocimiento de responsabilidad del Estado por la muerte de Rosa María Loperena, Jaime Elías Mendoza Loperena y de los menores Édgar Rafael Radillo Redondo y Jaminzon Javier Radillo Redondo y la desaparición forzada de Luis Antonio Mendoza Montaño.

El acto público se realizó en el corregimiento de Caracolí, municipio de San Juan del Cesar en La Guajira, con presencia del Ministro de Justicia y del Derecho, Enrique Gil Botero, quien ofreció en nombre del Estado colombiano disculpas públicas.

Estos hechos tuvieron lugar en la vereda El Limón, municipio de Riohacha, en el año 2002 y fallecieron 5 personas a manos de los paramilitares de las AUC con la connivencia del Ejército colombiano.

Instantes el Ministro de Justicia y del Derecho, Enrique Gil Botero, se dirige a los presentes en el acto de ofrecer disculpas públicas a los familiares de los fallecidos.
-Publicidad-

“Hoy me hago presente en este acto público, como Ministro de Justicia y del Derecho, en nombre y representación del Estado colombiano y del señor Presidente de la República, para pedirles disculpas a ustedes, las víctimas y sus familiares, por los daños que sufrieron, el dolor y las afectaciones que experimentaron como consecuencia de estos hechos”, dijo el Ministro Gil.

Indicó que, aunque es consciente de que esas palabras no borraran la tristeza, “son una muestra del compromiso del Estado por evitar que hechos como estos se repitan”. Luego de pedir un minuto de silencio por las víctimas, agregó que iría más allá de lo que pidió el Tribunal Administrativo ya que, en su opinión, se quedó corto.

“En nombre del Estado Colombiano, del presidente y de toda la Nación más que disculpas pido perdón por estos graves hechos que no se deben volver a dar, no pueden volverse a repetir en la historia del país”, dijo.

Eugenio Quinto Loperena, uno de los nietos de la señora Rosa María Loperena, también se dirigió a los presentes.

El Ministro Gil reafirmó el compromiso de las Fuerzas Armadas de proteger a todos los habitantes de Colombia, defender la soberanía nacional y desplegar todas las medidas necesarias para evitar que se repitan hechos como los ocurrido en la vereda El Limón.

Durante el acto de disculpas públicas intervinieron familiares de las víctimas. “La pérdida de nuestros seres queridos y la desaparición forzada de mi padre, Luis Antonio Mendoza originó en nuestros hogares el desequilibrio y la desarmonía de los lazos familiares”, indicó Madeleine Mendoza Loperena, hija de una de las víctimas mortales.

Pese al dolor que le genera la impunidad alrededor de la muerte y desaparición de sus seres queridos, Madeleine Mendoza Loperana, tiene el “ánimo de perdonar”. “Es necesario que seamos los primeros en dar este paso, reconstruir nuestra vida y poder iniciar de nuevo, aunque nos duela”, dijo.  A su turno, Katia Milena Mendoza, familiar de una de las víctimas pidió que sea posible, algún día, conocer la verdad sobre los autores de homicidio de los dos menores.

Al acto de disculpas públicas también asistieron el Viceministro para las Políticas y Asuntos Internacionales del Ministerio de Defensa, Aníbal Fernández de Soto y el Brigadier General Pablo Alfonso Bonilla Vásquez, comandante de la Primera División del Ejército Nacional.

-Publicidad-
Cargando...