En la búsqueda que este medio de comunicación ha hecho para honrar a hombres guajiros, quienes a través de su vida han sido ejemplo para sus hijos y para la sociedad en general, nos encontramos con Álvaro León Medina Acosta, el papá de los 14 y pionero en el transporte por la vía del mar, hoy troncal del Caribe.

‘El Corozo’ como jocosamente se hace llamar para decir que está mejor que nunca, comenta que en su niñez no se criaban vagos y cada miembro de la familia tenía su misión, quienes en tiempos de vacaciones hacían sus quehaceres, a él le tocaba ‘pajarear’ el cultivo de maíz del abuelo, pues de la cosecha dependía el sustento de la familia.

Ese ejemplo vivido en el seno familiar de Clara Medina y Evaristo Acosta, una familia humilde de Monguí, lo llevó a nunca bajar la guardia en su formación, se graduado en el año 65 de la escuela de arte y oficio de Valledupar como técnico mecánico industrial, con 19 años de edad, inició su andar entre las parrandas en los andenes y los enamoramientos de la juventud, época en la que nació su hija mayor, con quien no pasó la mayor parte de su tiempo pero a quien nunca dejó de asistir.

-Publicidad-

“Fui muy enamorador, eso era lo que hacían los pelaos, pero en el 71 conocí a Farina y me casé con ella, vivíamos en Santa Marta y ahí se me ocurrió iniciar el trasporte de Santa Marta a Maicao, cuando se abrió la carretera nueva, por la vía del mar, eso sacó muchos pasajeros porque solo eran cinco horas de camino y por la otra ruta se echaban 13 horas”, recuerda con lucidez Álvaro León, al hablar de esos años que marcaron su vida.

En ese ir y venir con sus pasajeros, cargamentos y encargos, Álvaro León tuvo varios amores de los cuales nacieron sus 14 hijos, a quienes infundió la importancia de la unión familia, apoyado con la  paciencia y el carácter dócil de su esposa Farina Lozano, quien aceptó a todos como si fueran  sus propios hijos, respaldando y respetando a esas madres que al igual que ella lo esperaban cada una en su casa.

Álvaro León Medina Acosta

De esas relaciones entre Valledupar, Santa Marta, Riohacha, Maicao y Venezuela, nacieron: Laritza, Clara Judith, Álvaro, Clara del Rosario, Adalis, Olga, Adira, José Evaristo, Aura, Dina, Darwin, Eglendy, Iveth y Gredyth, sus 14 hijos, por quienes luchó y trabajó incansablemente hasta verlos desarrollados como hombres y mujeres responsables, de bien y sobre todo unidos entre ellos.

Y de quienes se siente plenamente orgulloso, pues aunque él no terminó una carrera profesional, sus hijos y hermanos menores recibieron todo su apoyo para que se hicieran profesionales, razón por la cual hoy tanto sus hijos y hermanos agradecen su labor.

Sus hijos comentan que no saben cómo hizo pero con todos cumplió, “con mi papá hemos vivido momentos gratos, en las navidades no sé cómo hacía, pero siempre nos reunía a todos en alguna de las casa y a todos por igual nos llegaba nuestro regalo de Papá Noel, esa era una alegría inmensa que hoy nos hace estar unidos”, comenta una de sus hijas, Adalis Medina Lozano.

Otra de sus hijas, Dina Paola Medina, comenta “mi Corozo, una leyenda, un hombre al que admiro, porque teniendo 14 hijos en diferentes lugares no hay un día en la semana en que no se comunique con nosotros, es un padre ejemplar, me siento orgullosa de él, porque siempre ha velado por nuestro bienestar, estoy agradecida porque él, es un padre excepcional”.

Comentan que todos sus tíos hoy día están con él incondicionalmente, agradecidos por el apoyo recibido de su hermano mayor, “mi tío Luis Eduardo Acosta no hay un día que no llegue a la casa a verlo y conversar con él”.

Esta gran familia llena de anécdotas, ha sabido estar unida, en los buenos y malos momentos, con la seguridad de saber que se tienen como soporte, la casa de los Medina Lozano en la calle 13 es el lugar de encuentro de los 14 hijos y 16 nietos quienes les demuestran amor y respeto infinito a su pilar ‘El Corozo’ Álvaro León.

Quien afirma que “todo depende de la crianza, mi papá crió a todos sus hijos sin diferencias, nos decía ustedes son hermanos y ya, fue lo mismo que yo transmití a mis hijos, basado en la honestidad, la responsabilidad y el respeto para que haya una buena referencia de todos”.

-Publicidad-
Cargando...