La Troncal del Caribe se abrió paso en la década de los 70' para conectar a Colombia.

Corría el año 1971 cuando se dio apertura a una nueva ruta, que pese al riesgo que generaba transitarla, marcó un antes y un después de los habitantes de dos departamentos, quienes redujeron sus viajes de 13 horas a un recorrido de un poco más de cinco horas, siendo hoy día la Troncal del Caribe, una de las principales vías que conecta a Colombia, reducido en trayecto a menos de tres horas.

Para los guajiros y samarios de los tiempos de antaño viajar se volvía toda una odisea, donde recorrer hasta 15 horas de camino era solo exclusivo de los comerciantes y de asuntos sumamente importantes, pero esta realidad se visionó al cambio cuando en el gobierno de Gustavo Rojas Pinilla se hicieron los primeros trazos de una nueva carretera, que se vio interrumpida porque los expertos de ese entonces no dieron para perforar el Cerro de Los Muchachitos, lo cual impidió su continuidad.

Pasaron varios gobiernos y el sueño de una nueva vía seguía paralizado. Para la década de los 70, cuando el comercio empezaba a crecer, varios trasportistas de la época se atrevieron a tomar el riesgo e iniciaron el transitar por la vía corta, donde el único peligro que corrían era la crecida de los ríos San Salvador y Don Diego, los cuales aún no contaban con puentes, por lo que muchas veces choferes y pasajeros esperaban la aprobación de la naturaleza para cruzarlo.

Álvaro Medina Acosta.
-Publicidad-

Para Álvaro Medina Acosta, uno de los primeros transportistas en hacer esas travesías, comenta que en su Jeep Willy extra largo trasladaba a 10 pasajeros, quienes le cancelaban 60 pesos hasta Maicao, “eso era un platal pero la gente los pagaba, esta nueva vía sacó muchos pasajeros”.

“Se asumió el riesgo ya que no habían puentes y tocaba atravesar los ríos escoltados por un bulldozer, en esa época  llovía todo el año, así que uno sabía cuándo salía pero no cuando iba a llegar, porque si encontrábamos el río crecido había que esperar en la orilla a que bajara”, y aun con esa espera el recorrido era más corto, comenta Medina Acosta, quien a sus 72 años, se enorgullece de haber formado parte de esos inicios de avance para el Departamento.

Eran un total de 12 hombres al volante de puros camperos, que diariamente hacían el recorrido, donde los principales pasajeros eran los comerciantes de san Andrecito. Cuatro años pasaron en ese ir y venir, hasta que en el gobierno de Misael Pastrana Borrero, se concretó lo que hace décadas atrás se había iniciado.

“Con el gobierno de Pastrana Borrero se pavimentó más de la mitad de la vía y se construyeron algunos puentes, que nos trajo tranquilidad a todos, porque nuestros dolores de cabeza eran los ríos Don Diego y San Salvador”, recordó Álvaro, quien en una ocasión fue víctima de una crecida que arrastró hasta la otra orilla su Jeep nuevo, el cual no sufrió daño y por fortuna logró salir antes junto con sus 10 pasajeros.

Esta camioneta fue testigo de los viajes que realizaba Álvaro Medina Acosta desde Maicao hasta Santa Marta por la vía nueva.

Ya para 1973 llegó la primera flota de buses expresos de los cuales Álvaro Medina también fue conductor, puesto que a estos 12 hombres les dieron ese privilegio que hoy 45 años después, justo cuando La Guajira llega a sus 53 años, la carretera sigue siendo la conexión de Colombia con el mundo.

Razón por la cual Medina Acosta finaliza diciendo: “me siento orgulloso de haber formado parte de ese grupo de hombres y de haber transitado esa carreta tan importante para los guajiros”.

-Publicidad-