Este jueves 19 de julio del 2018, en el corregimiento de Caracolí Sabanas de Manuela, se llevará a cabo el Perdón Público por orden judicial emitida por el Tribunal Administrativo de La Guajira al Estado colombiano, correspondiéndole al presidente Juan Manuel Santos, quien delegó al ministro de Justicia, Enrique Gil Botero quien pedirá perdón a las Familia Mendoza Loperena, Loperena Mendoza y Redondo Radillo.

El acto se da con ocasión a la masacre ocurrida entre el 28 de agosto y 2 de septiembre del año 2002 en la comunidad Wiwa, de la vereda El Limón, jurisdicción de Riohacha a manos del grupo paramilitar que orientaba alias Jorge 40, en el acompañamiento de algunos integrantes de las fuerzas militares del estado colombiano.

En los hechos fueron asesinados: Rosalía Loperena de 84 años y Jaime Elías Mendoza Loperena, de 48 años y fue detenido y luego desaparecido Luis Antonio Mendoza Montaño quien tendría en la actualidad unos 88 años de edad. También fallecieron los hermanos Edgar Rafael y Hamilson Javier Radillo Redondo de 11 y 13 años, oriundos del corregimiento de Juan y Medio, zona rural de Riohacha.

En las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa en el departamento de La Guajira, los paramilitares en compañía de el Ejército asesinaron a estos guajiros unos ancianos y niños indefensos, hoy el Estado colombiano de pedir perdón público.
-Publicidad-

Con esta acción delincuencial del mismo estado colombiano se produjo el desplazamiento masivo de 384 familias de la comunidad hacia la ciudad de Riohacha y otros municipios de La Guajira.

Según la investigación, el primer asesinado por los paramilitares fue Jaime Elías Mendoza Loperena, el 29 de agosto de ese año, su hijo Luis Antonio Mendoza Montaño salió a buscarlo y en el camino fue interceptado y su cuerpo no apareció.

Uno de los paramilitares que ha colaborado con la justicia y que participó en incursión paramilitar es Jaiber Rodríguez Rincón, alias Tribilín.

El 1 de septiembre los familiares encontraron los tres cadáveres de los menores de edad decapitados: Juan Manuel Cataño y los hermanos Édgar y Hamilson Radillo Redondo.

Las últimas víctimas registradas por el ente investigativo fueron un hombre conocido como Chapuco y su hermano, Felipe Sarmiento. Los asesinatos ocurrieron en Las Sabanas de Manuela, San Juan del Cesar.

Por los asesinatos colectivos ocurridos hace casi 16 años, una fiscal especializada de Derechos Humanos de Barranquilla, ordenó la detención de los hermanos: Comando 25 Carlos Alberto Sosa Castro y Comando 45 Zuley de Jesús Sosa Castro; quienes eran integrantes del bloque Resistencia Tayrona.

Fue mucho el daño que los paramilitares hicieron a la población de La Guajira con la complicidad de las fuerzas militares.

La defensa de este proceso la realizó el colectivo de abogados José Alvear Restrepo quien demandó del Estado una reparación directa, por los homicidios selectivos, las masacres, los desplazamientos y la ocupación de los lugares sagrados y el Tribunal Contencioso Administrativo de La Guajira en fallo del 29 de marzo de 2016, ordenó al presidente de la República dar perdón público.

En el fallo, el Tribunal advirtió que la fuerza pública tenía posibilidades de intervenir en el desarrollo de los hechos ya que contaba con conocimiento previo de los actos de violencia que serían perpetrados por paramilitares a partir de las denuncias y advertencias de la comunidad y Defensoría del Pueblo habían realizado por medio del Sistema de Alertas Tempranas (SAT) en el año 2002.

Para el abogado Eugenio Quinto Loperena, por fin se hizo justicia, “porque los grupos al margen de la ley, con el apoyo de las fuerzas militares, asesinaron indefensamente a mi abuela y a mi tío y para el día de hoy, desconocemos el paradero de mi abuelo y el Estado no nos ha dado la oportunidad de conocer el paradero para darle cristiana sepultura”, indicó.

-Publicidad-