En este lugar del barrio Marbella comenzó la alteración de la tranquilidad de los habitantes del barrio, por la exaltación del ciudadano Leonardo David Valdeblánquez Romero, quien más tarde resultó muerto.

Familiares denunciaron el caso en la Fiscalía. Policía Nacional no se ha pronunciado.

Un hombre que estaría alterado por aparente consumo de sustancia psicoactiva perturbó la tranquilidad de los habitantes del barrio Marbella y sus alrededores, quien con su cuchillo en mano atacó a varias personas entre ellas, a un miembro de la fuerza pública, quien llegó al llamado de la comunidad.

La víctima respondía al nombre de Leonardo David Valdeblánquez Romero, de 32 años de edad, quien fue reducido por la Policía con el apoyo de los jóvenes del sector y quien vino a Riohacha procedente del municipio de Hatonuevo, a donde trabaja con un hermano en actividades del campo.

-Publicidad-

“Lo agarramos, se lo entregamos al Policía quien lo esposó y le pegó dos patadas en la cara porque éste lo había mordido en la pierna, lo golpeó a bolillazos en las extremidades inferiores y al final accionó dos veces el arma de fuego hacía el piso, no sé si le dio, pero el hombre quedó votando sangre”, indicó una persona que solicitó reserva de su nombre.

También precisó que, la Policía se llevó al ciudadano “bien vivito, pero a más de tener al hombre esposado, lo termina rematando  echándole gas pimienta en la cara”. Este hecho ocurrió al promediar las 1:00 de la tarde del pasado lunes en la calle 11B con carrera 25, barrio Marbella, de Riohacha.

La patrulla lo llevó al CAI del Terminal, allá dicen los vecinos que el hombre entró caminando y luego debieron sacarlo cargado entre varios uniformados y lo llevaron al hospital, sin embargo, según el personal del centro asistencial, éste llegó sin signos vitales.

Por su parte, Giovanna Valdeblánquez, hermana de la víctima dijo que conoció de la situación llegando al barrio Marbella. Allá le dijeron los pormenores de lo ocurrido, le contaron que la comunidad lo agredió y la Policía cuando llegó, hizo lo mismo.

La mujer narró la situación de forma parecida. “El policía lo levantó a patadas, le daba con el bolillo en la cabeza, él todo furioso comenzó a forcejear con la policía y se dieron algunos golpes. La Policía hizo unos tiros, le echaron gas en la cara y lo encerraron en el carro. Él se montó vivito, por sus propios pies y pedía agua”, indicó Giovanna Valdeblánquez, hermana de la víctima.

Conociendo esta situación, su hermano Darwin Romero la puso en conocimiento de la Fiscalía General de la Nación, instaurando una denuncia, enunciando los hechos en tiempo modo y lugar. Este medio de comunicación insistió a través de la oficina de prensa de la Policía para conocer la versión de los hechos y hasta el momento no fue posible.

-Publicidad-
Cargando...