Cortando cabello, este venezolano gana para sostener a su familia.
-Publicidad política pagada-

Por Alcides Alfaro Guerra.

Con dos meses de estar en Colombia, ya se siente como uno más de aquí, tanto, que dice que seguirá trabajando donde le toque así lo cambien de puesto por su condición de informal, pues su puesto lo tiene en la acera de un local donde le han ofrecido apoyo.

Él es Jesús Milano, un ciudadano venezolano que se vino de su tierra Guatire, estado Miranda, en busca de trabajo  para dar el sustento a su familia conformada por siete hijos y su esposa, a quienes añora y recuerda a cada momento, porque sabe que con cinco mil pesos él puede comer bien en Maicao, pero es consciente que no sucede lo mismos con los suyos en su país, ya que allá no se consigue nada de alimentos.

-Publicidad-

Su trabajo como barbero en la ciudad, ha gustado y su respuesta con los clientes refleja su agradecimiento con las personas que le han tendido la mano, como por ejemplo unos primos que ya estaban ubicados acá y lo recibieron con cariño y optimismo.

“Así mi país se arregle yo seguiré trabajando aquí, porque me han tratado bien y eso me hace sentir bien. Tanto los adultos como los niños que recibo en mi barbería son muy especiales y cariñosos”, dice con una sonrisa que no esconde la nostalgia de estar lejos de su familia.

Milano lleva 19 años cortando pelo a caballeros y niños, experiencia que aprovecha para realizar un trabajo impecable, moderno, al día y con mucha mística. No se molesta en trabajar en la vía pública, porque sabe que sus clientes entienden que no está en condiciones de hacerlo en un local comercial, donde le van a cobrar una suma por el alquiler que no está en condiciones de pagar todavía, pero confía en que las cosas le van a cambiar.

Sobre sus paisanos que también huyeron de Venezuela, asegura que no comparte que anden en la calle con  sus hijos pidiendo, porque en su criterio eso ya lo tomaron como negocio y muchas veces ponen a los hijos a trabajar para ellos y se han acostumbrado a vivir y dormir en las aceras en vez de buscar algo que hacer para ganarse la vida.

-Publicidad-