Familiares esperaban la entrega del cuerpo de Miguel Alberto Redondo, para darle cristiana sepultura.

Una celebración familiar terminó manchada de sangre. Miguel Alberto Redondo, de 29 años de edad, fue asesinado por dos hombres, quienes se desplazaban en una moto y sin mediar palabras, le propinaron varios disparos contra su humanidad que acabaron con su vida.

El hecho se registró al promediar las a las 5 de la tarde del sábado, en la calle 14F con 24, del barrio San Tropel. Cuentan que el parrillero desenfundó su arma de fuego y la accionó en varias ocasiones, dejándole heridas severas en el abdomen y el tórax. Se conoció que fue trasladado a una clínica de la ciudad, pero ingresó sin signos vitales.

El tío del occiso, quien prefirió reservar su identidad, habló con este medio de comunicación y dijo que Redondo se encontraba compartiendo tragos sociales junto a demás familiares. “Es la hora y aún nos preguntamos por qué dispararon esos sujetos. No podemos creer esto que nos está pasando, él era un muchacho trabajador”.

-Publicidad-

Miguel Alberto era riohachero y laboraba como comerciante en la ciudad. Miembros de la familia de la víctima esperaban la entrega del cadáver en las inmediaciones de la morgue de Nuestra Señora de los Remedios.

Redondo dejó huérfanos a dos niños, estaba casado y será recordado por sus familiares y sus seres queridos como una persona muy familiar. Su cuerpo será velado en la funeraria Los Olivos y sepultado este lunes en la Punta de los Remedios, en el municipio de Dibulla.

-Publicidad-