La porqueriza no cumplía con los requisitos que la Corporación y fue cerrado.

Luego de una respectiva inspección técnica por parte de los funcionarios de la autoridad ambiental, encontrando que la porqueriza no contaba con el respectivo permiso de vertimiento de aguas residuales, carece de las medidas de higiene y sanidad incumpliendo así las normas ambientales para el desarrollo de este tipo de proyectos, por lo que se ordenó su cierre.

Durante la visita que dio lugar a esta medida, se encontró además que el lugar no cuenta con condiciones técnicas para la disposición adecuada de residuos y constantemente genera olores ofensivos.

Es de recordar que este tipo de proyectos deben cumplir con rigurosas  condiciones a fin de no afectar a los pobladores vecinos; las porquerizas deben estar ajustadas a normas de ubicación, construcción, tratamiento de aguas, coberturas y comederos, deben ubicarse en sitios altos, secos y fácil drenaje, evitando la tala de árboles ya que esto ayuda a dar sombra a los animales.

-Publicidad-