Los niños juntos a los profesores y propietarios de vehículos, se han encargado de arreglar los caminos para que los rodantes puedan transitar.

Desmotivación, ausencias, bajo rendimiento y deserción escolar es el resultado que actualmente viven estudiantes de las instituciones educativas Juan y Medio y Sierra Nevada en sus diferentes sedes, la falta de transporte, el mal estado de las vías y la escases de la alimentación son las causales.

A un año de la intervención en el sector educación el cual se pintaba como una posible solución a tantas problemáticas presentes, la realidad de las Instituciones Educativas de las zonas rurales alejadas ha empeorado, así lo manifiestan los docentes y líderes del corregimiento de Juan y Medio quienes diariamente lidian con la falta de atención por parte de los administradores temporales.

“Los niños que viven en las zonas aledañas al bachillerato están a más de cinco kilómetros de distancia de la escuela, ellos tienen que salir de sus casas a las 3:00 de la mañana para poder estar a las 7:00 en la clase, a pie y cuando salen al medio día llegan a sus casas a las 6:00 de la tarde, con hambre y cansados, al día siguiente ya no vienen porque quieren descansar”, explicó el docente Endry Jaffit Gómez de Armas.

-Publicidad-

Este hombre diariamente ve la caravana que sube y baja por los caminos pedregosos que recorren sus estudiantes, quienes por la lejanía y mal estado de las vías no cuentan con el beneficio del transporte, hace un llamado a las autoridades para que se apiade de los menores quienes sufren las consecuencias.

Comenta que los estudiantes asisten solo tres veces a la semana a clases, ya que luego de un día de caminata al día siguiente lo toman para descansar, esto ha generado un bajo rendimiento en la parte académica.

Sumado a esto también está la falencia en el servicio de comedor escolar donde las porciones no son las más idóneas y la minuta no cumple con el requerimiento de los niños de la población indígena y afrodescendiente que habitan esta zona.

Para Yaneth Peñaranda Sierra, docente de Juan y Medio, indicó que un cambio de proveedores de la alimentación ha generado la reducción en las comidas ofrecidas, “el año pasado estábamos con el PMA ellos daban desayuno y almuerzo, pero este año se cambió a una fundación indígena y según ellos no tienen el recurso para dar el desayuno a los niños y solo les dan el almuerzo”.

Yaneth Peñaranda Sierra.

Señaló que eso es solo para los que cuentan con jornada única y sin embargo la minuta no es la más adecuada, las porciones son reducidas y envían solo la cantidad de acuerdo a los niños que estén registrado en el Simat.

Los docentes se encuentran altamente preocupados por esta situación ya que muchos niños sufren de desmayo, otros han enfermado y temen que por el camino durante el largo recorrido que les toca hacer estos sufran alguna descompensación que ponga en peligro su vida.

El llamado lo hacen a las autoridades del Distrito para que se aboquen a las grandes necesidades que padecen en Juan y Medio un corregimiento golpeado por la guerrilla, el contrabando y las malas administraciones tanto a nivel local como departamental.

-Publicidad-

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here