Todos los días en Maicao, un delincuente se apodera del medidor de gas.

No menos de cinco robos de tuberías y medidores son reportados diariamente por los usuarios del gas domiciliario en  Maicao, según pudo establecer este medio.

El hurto de estos elementos siempre es una sorpresa para los propietarios de las viviendas, locales comerciales o restaurantes donde estén instalados, puesto que los dueños de lo ajeno actúan siempre en horas de la noche o en la madrugada cuando no están en uso las estufas, única condición que podría alertar a los consumidores.

Una fuente allegada a la empresa Gases de La Guajira reveló que la situación se ha vuelto incontrolable, ya que cada vez hay más ciudadanos detrás del cobre y demás elementos que conforman el equipo de suministro del combustible para venderlo en los sitios denominados chatarrerías, donde encuentran con mucha facilidad los clientes interesados.

Eder Kamel Castro.
-Publicidad-

Este delicado tema, ya fue analizado por funcionarios del gobierno local con varios propietarios de las recuperadoras de desechos y se logró identificar que efectivamente, algunos de esos negocios si estaban comprando los elementos hurtados, pero que eso ya se había corregido, según reveló Eder Kamel Castro de la Oficina de Servicios Públicos Domiciliarios de Maicao.

“Tenemos que volver hacer el ejercicio, pero aquí lo más importante es que la comunidad denuncie, ya que si los afectados guardan silencio ante esta situación, la policía no puede hacer nada, para tomar los correctivos”, dijo el funcionario.

En lo sucesivo, se convocará a través de Gases de la Guajira a los clientes afectados con el fin de establecer que acciones judiciales se han adelantado, para promover una acción del municipio, las autoridades y la misma comunidad y diseñar estrategias para frenar esta acción vándala que tanto perjudica a las amas de casa, que se dan por enteradas generalmente en horas de la mañana cuando comienzan sus labores domésticas.

A cada rato, las comisiones de Gases de La Guajira deben trasladarse a instalar un nuevo medidor.

En algunas ocasiones, los operadores de la empresa deben atender llamados en la media noche por los fuertes olores de gas que notan los vecinos, y al final se dan cuenta que es una fuga que deja el ladrón al cortar los tubos del medidor.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here