En Riohacha Luisana Maybé Galeno Arévalo, se dedicaba a la venta de dulces, cocadas y limpiaba los vidrios en los semáforos y en tiempo de relax salía a distraerse con sus amigas y amigos.

Por Jefry Machado González.

Este lunes Riohacha despertó con un caso que resonó en la colectividad. Seis personas asistieron a un Motel, luego de unas horas se conoció que un joven apareció muerto en un vehículo y las otras cinco personas fueron encontradas desmayadas, una mujer presentó síntomas muy graves, siendo socorrida de inmediato por la Policía y trasladada a una clínica de la Ciudad, donde falleció este miércoles.

La víctima fue identificada como Luisana Maybé Galeno Arévalo, de 24 años de edad, era la menor de cinco hermanos, quien se vino de su tierra natal (Valencia, Venezuela) hace más de cinco meses e hizo vida en el distrito de Riohacha en búsqueda de un mejor futuro, sin embargo, el destino sorprendió a sus familiares de la forma más dolorosa: su muerte.

-Publicidad-

Luego de la graduación de bachillerato, muchos le auguraban un futuro prometedor, lleno de éxitos y triunfos, ya que se trataba de una joven inteligente, trabajadora, disciplinada y estudiosa. Mientras estuvo en su país, llegó hasta el tercer año de la carrera de contaduría pública en la Universidad José Antonio Páez.

Debido a la situación que atraviesa su país, emprendió su éxodo a tierras de La Guajira colombiana y junto a amigas encontró oportunidades laborales en Riohacha.

“Nos dijo que en esta ciudad le estaba yendo muy bien y la dejamos tranquila. Siempre estuvo pendiente de nuestros padres y de sus hermanos. Supusimos que le iba bien porque periódicamente nos enviaba dinero por transferencia”, relató su hermana, quien tenía cuatro días de haber llegado a Riohacha.

“En Venezuela supimos que tuvo un accidente, ya todos sabemos lo que pasó. No la juzgo, porque cada quien hace lo que quiere y solo Dios puede juzgarla. Sé que tomó malas decisiones acá, pero es mi hermana y no la puedo señalar ni tildar, porque allá tenía una vida distinta a la que tenía aquí, sólo estoy sorprendida de ver como terminó su vida”, expresó su hermana.

Sus amigas testificaron que Galeno Arévalo se dedicaba a la venta de dulces, cocadas y limpiaba los vidrios en los semáforos, ingreso económico que le alcanzaba para mantener a su familia y salir a distraerse en el Distrito.

Hasta el momento no se tiene precisa la fecha de su sepultura, pero se conoció que  será enterrada en Riohacha, en el cementerio Gente Como Uno, de la mano misericordiosa de la riohachera, Sonia Bermúdez Robles, quien ha enfrentado esta situación para que esta familia venezolana sufra menos.

Es de recordar que la primera víctima del lamentable encuentro amoroso que se vivió en el Motel, quedó identificada como Jorge Eliécer Rivera Torres, oriundo de Antioquia, quien falleció este lunes luego de que inhaló monóxido de carbono dentro de un vehículo, donde presuntamente se había quedado dormido.

-Publicidad-