Por Jefry Machado González.

Su historia de amor parece extraída de un guión de película dramática, pero con el toque de romanticismo de una novela épica. Lo que empezó como una relación llena de amor y entrega, terminó en la espera más larga de sus vidas: 32 años de amor pendiente de una respuesta.

Alejandro Nicolás Gómez Alvarado nació el 21 de noviembre de 1929 en la calle 8, en la otrora Riohacha era conocida como la calle del Alambique y a la edad de 22 años conoció a quien sería la mujer de su Vida y por quien sería capaz de luchar y de enfrentarse a esta grande batalla que hoy tiene, la del desamor.

-Publicidad-

En la Colombia de aquel entonces, reclutaban a los jóvenes para que sirvieran a la guerrilla y en medio de ese difícil panorama que impactaría en su futuro, decidió huir al monte y refugiarse. En medio de ese duro proceso, conoció a Eugenio Sierra Mejía, difunto y hermano de Remedios Concepción Sierra Mejía, mejor conocida como ‘Meme’.

“Las vivencias duras con Sierra Mejía me llevó a ser su amigo, me socorrió y me llevó a su  casa y fue allí donde conocí a la que sería el amor de mi vida, mi amada por la que esperaría todos los años que sean necesarios”, expresó Alejandro Nicolás Gómez Alvarado, conocido cariñosamente como ‘Jando’.

Y el amor floreció… Este personaje romántico, sintió un impacto emocional desde el primer momento en que la vio y después de varios días de haberla conocido se empezó a enamorar de sus cualidades de mujer independiente, energética, trabajadora y eficiente. Cupido los había visitado.

Después de un año decidió llevarla al altar y sellar su amor delante de los ojos de Dios. “Nos casó un cura, amigo mío, que se llamaba Tarcisio Dimeo. Recuerdo que fue el 26 de febrero 1955 y nunca me imaginé que amaría a ‘Meme’ toda la vida”.

La etapa del matrimonio fue una de las más hermosas, sin embargo, Gómez Alvarado confiesa que por sus conductas irresponsables hacia su esposa, el amor que entre ambos estaba creciendo se fue apagando.

Desde ese lamentable episodio, ambos intentaron emprender otras relaciones sentimentales, pero les fue imposible. Aunque el orgullo de ‘Meme’ ha sido latente, Gómez Alvarado no se da por vencido, diariamente se acerca a su residencia en donde ella tiene una venta y le llama ‘deditos de su amor’, para demostrarle que aún espera por ella.

“Han pasado varios años de la separación, es la fecha y aún le trae detalles como rosas, chocolates y serenatas… Y ella muy gentilmente se las acepta, como quien no quiere la cosa, pero en lo más profundo de su corazón no lo olvida”, aseguró una de las empleadas de Meme, en el popular negocio de deditos que posee en Riohacha.

Aunque llevan más de 32 años separados, hasta el momento ellos siguen compartiendo. El cariño aún se mantiene, a tal punto que ella le guarda el desayuno, almuerzo y le entrega un recurso diariamente para que se apoye porque él no está trabajando.

Ella confiesa que aún se preocupa por él porque cuando se enferma le lleva la comida y asegura que lo hace por ser una mujer de buenos sentimientos.

Finalmente Meme le da gracias a ‘Jando’ por haberle regalado sus dos hijos y ellos ahora sus nietos quienes son la razón de ser.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here