-Publicidad política pagada-

Por Neder Andrés Yoly Bermúdez.

La belleza de esta tierra que por nombre lleva, La Guajira, único departamento femenino y que además lo baña la tierra dorada del desierto donde sus vigilantes, nuestros hermanos mayores, los indígenas Wayúu hacen pie para que los distintos espacios logran conservarse de la manera más natural, sin embargo, la lucha con la basura, la llegada de foráneos y manos inescrupulosas la han afectado y la mantienen como dice Carlos Vives, en la tierra del olvido.

En esta punta de Colombia yace una ciudad pujante, trabajadora y deseosa de ver a la tierra que los vio nacer, revivir como el ave Fénix y sacudirse de las cenizas para volver a ser victoriosa.

-Publicidad-

Pero cuando se hace referencia a un guajiro, en su gran mayoría lo primero que se podría venir a la mente entre otras cosas, son las armas, el trago y las mujeres de la mano del vallenato que sin lugar a dudas tenido grandes exponentes enorgulleciendo a su gente que al compás de cada canción se mantiene atenta a cualquier lanzamiento para bailarla en la mitad de la calle, cuando se hace un fiesta o ponerla a todo volumen en la camioneta o en su defecto un carro deportivo por no generalizar de placa venezolana.

Y sí, esa podría ser solo algunas características de los habitantes de esta zona de la Región Caribe, que ahora su fundación en entredicho a ciencia cierta no se sabe si fue Nicolás de Federmann o los Perleros de Cubagua, ( habitantes en una isla de Venezuela), pero protegida por la ‘Vieja Mello’.

En esta medida tomamos la tarea de indagar con sus pobladores sobre los comportamientos del ser riohachero y la aplicación de la cultura ciudadana desde sí mismo y su entorno.

Jorge Rodríguez, es un ingeniero Industrial que ya no ejerce por su edad, sin embargo, asegura que la  ciudad se encuentra grave, porque la gente no tiene buenas costumbres de aplicar. Además la mayoría no conoce el concepto de cultura ciudadana, Pero sobre todo los entes territoriales que no han aplicado el tema desde casa. “La gente que viene desplazada y viene de ciertos lugares como pasa ahora en Venezuela, no se comportan bien desde lo que son las buenas maneras de comportarse en sociedad”. Indicó

Zenith Zúñiga Siosi, líder de una comunidad en el Distrito, asegura conocer el concepto desde Jorge Pérez que fue gobernador e implementó en colegios, centros de cultura y demás espacios dichos concepto. “El problema acá es que no estamos teniendo sentido de pertenencia de las cosas y eso es lo que está pasando. Yo por lo menos, siempre llevo mi bolso lleno de basura al regresar a la casa para no tirarla a la calle mientras que otros se molestan cuando se dice que no tira la basura”.

En este mismo sentido, Verónica Pérez, estudiante de la Universidad de La Guajira piensa que el comportamiento de los mismos riohacheros  es indebido en algunas cosas, “por ejemplo casi siempre hay pelea, tratan de resolver las cosas discutiendo y no buscan la parte calmada. El tema de seguridad también sale a relucir. Pero principalmente no debemos arrojar basura y tratar de decirle a la gente que no la tire al suelo”.

“En La Guajira, se ven muchos casos de falta de cultura ciudadana. Entonces deberíamos mejorar mucho los ciudadanos riohacheros y comportarnos debidamente.  Los valore se están perdiendo, pero lo importante es que cada uno ponga un granito de arena para seguir creciendo”, manifestó, Yerson Serna, habitante de Riohacha.

Rafael Hidalgo Pérez Nieves, concejal de la ciudad, afirma que: en Riohacha estamos muy quedados, pero el problema es que acá hay una cultura de informalidad muy grande, y eso es flor de un día. “Hagamos de la cultura ciudadana un hábito, así que hagamos lo nuestro porque aquí estamos quedados en ese aspecto”.

El también concejal, Oswaldo Iguarán Pinto, asegura que se percibe mucha falencia en la aptitud de la gente para mejorar el comportamiento, hace falta mucho aplicar lo temas de cultura ciudadana en este Distrito. “Lo vemos en todos los espacios culturales y sociales, además, parece que el desorden prima. No hay responsabilidad con el medio ambiente ni con el trato al ciudadano. Por su parte, invitó a los estamentos territoriales para que fomentemos la cultura ciudadana”.

Wilmer Toncel, vendedor de artesanías, afirma que generalmente el 80 por ciento no aplica buenos modales y comportamientos. “Hay gente que no lo sabe aplicar. Aunque siempre encontramos personas desagradables que le salen a uno con grosería y todo. Te contestan con dos piedras en la mano. Por ello, para aplicar cultura ciudadana desde su gente, tiene que hacerse desde la ciudad primero.

Leonard Rabadillo, es un venezolano que como muchos está en busca de oportunidades, el trabaja en el mercado viejo y manifiesta que en el mercado todos somos aseados por lo menos, no mantenemos la basura regada porque eso hace desorden y contaminación. “Toca mantener el orden y tomar conciencia sobre tirar la basura en la calle, entre otras cosas hacer ruido en zonas residenciales que también afectan la armonía de un lugar o de un vecino”.

Es por ello importante que el conjunto de costumbres, acciones y reglas mínimas sean compartidas para que se genere sentido de pertenencia, se facilite la convivencia urbana y se conduzca al respeto del patrimonio para poder seguir disfrutando de la ciudad y crecer como población en cada año que cumpla nuestra ciudad, como esta vez en sus 473 años.

 

-Publicidad-