A Limedes Castillo, una crisis vocacional lo llevó a retirarse del sacerdocio

A la edad de 19 años cuando muchos jóvenes deciden emprender una vida de celebraciones, estudios, trabajo y otros optan por formar su propia familia, Limedis de Jesús Castillo Mendoza en el seguimiento de su vocación emprendió el camino del sacerdocio donde encontró su verdadera misión.

“Dos aspiraciones que tenía en la vida era ser sacerdote y ser docente, la primera no la cumplí, pero la segunda la estoy cumpliendo a cabalidad”, así resume Limedis su anhelo de servir a la sociedad.

La relación cercana de su familia con los padres franciscanos capuchinos avivó su interés por la misión; vio como ejemplo al padre Marcelo, al Padre Pio y a Máximo Gucci, quienes estaban al frente de la misión en Aremasain donde cursó estudios su señora madre quien desde siempre lo apoyó.

-Publicidad-

“Mi mamá y mi papá me decían que si esa era mi decisión que lo pensara bien porque el camino sacerdotal es muy hermoso”, comenta Limedis de Jesús al recordar ese momento en que tomó la decisión de entrar a la orden Franciscana.

Hoy día a sus 39 años siente que el sacerdocio le abrió las puertas para ejercer un verdadero rol como docente ya que la formación con la orden Franciscana despertó su amor de servir a la comunidad través de la académica.

Para él fueron siete años de experiencia y formación donde vivió momentos que le ayudaron a ver con claridad su vocación, que no era otra que ayudar al más necesitado.

 

Junto a otros jóvenes de la congregación.

“Duré siete año en el camino sacerdotal, es un camino largo donde uno se va preparando académica y personalmente, cuando decido retirarme esa formación me permitió ver con más claridad y emprender un nuevo rumbo”.

Durante este tiempo estuvo por varias localidades del territorio nacional haciendo el postulantado, noviciado y pots noviciado, etapas que se viven dentro del proceso de formación de la vida religiosa donde simultáneamente cursan estudios de filosofía y teología.

Durante su entrada a la orden de los franciscanos.

Limedis de Jesús terminó sus estudios de filosofía, pero no logró terminar la teología ya que cuando se encontraba cursando la carrera decidió retirarse de la orden y volver a su natal Riohacha para emprender un nuevo camino.

“Al salir de la orden ingresé a estudiar en la Universidad de La Guajira en la cual me pude graduar de trabajador social, luego hice el curso de normalista superior para ingresar al magisterio, los conocimientos de filosofía y teología más la experiencia en la vida religiosa me permitieron ganar el concurso docente en el área de educación religiosa”, comenta.

Desde el 2005 es docente de planta en la institución educativa Centro de Integración Popular (IPC) donde le han permitido ejercer su proyecto de vida que hoy día está enfocado en la formación de niños y jóvenes en literatura, a través de estrategias didácticas que permitan un fácil y mejor aprendizaje.

Se ha destacado como escritor de varios cuentos y ensayos que han sido publicados, con los cuales ha ganado premios a nivel departamental y reconocimientos a nivel nacional, siempre resaltando las riquezas que posee el departamento de La Guajira.

A Limedes está atravesado por la religión y la literatura.

Como amante de la lectura invita a los niños y jóvenes a formar parte del club de lectura que está bajo su dirección en la biblioteca Héctor Salah Zuleta, “la lectura los lleva por buenos caminos, al éxito, los lleva a la producción de texto y los ayuda a mejorar su calidad de vida y su rendimiento académico”.

-Publicidad-