La imagen del exvicerrector de Evelio José Santis Aguas, al lado en el cobre, sus cenizas.

Su trayectoria hablan por sí sola de quien fue en vida Evelio José Santis Aguas, pero la forma de cómo se ganó el respeto y el cariño de su círculo social, hablan más de quien fue  como ser humano.

Más de 25 años de docencia universitaria en UniGuajira le permitió adentrarse en muchas actividades dentro del Departamento. Su repentina muerte trastocó a la sociedad riohachera.

El cuerpo de Santis Aguas fue cremado, luego de haber fallecido en una clínica de Barranquilla el pasado martes en horas de la tarde. Este viernes, un cofre pequeño de madera que contenía sus cenizas, llegó a su casa en el barrio Coquivacoa, en Riohacha, para ser velado.

Aspecto de la llegada de las cenizas del profesor Evelio Santis Aguas a su residencia en el barrio Coquivacoa en Riohacha.
-Publicidad-

Mientras lo esperaban, algunos familiares y colegas, algunos presentes soltaron a decir que “el profesor no había superado la muerte de su hijo Óscar Evelio. Es como si nunca se habrían  resignado a cerrar el ciclo de la pérdida de un hijo”.

El recordado profesor de ingeniería cumpliría sus 61 años de edad este jueves. Uno de sus hijos dijo que su padre estaba en buenas condiciones en el proceso de su recuperación y que su fallecimiento fue una completa sorpresa para toda la familia.

Instantes cuando la exrectora de la UniGuajira Maritza León Vanegas, abraza a Cesar Andres uno de los hijos de Evelio Santis, en señal de sentido pésame.

Uno de sus tantos estudiantes de la Universidad de la Guajira, William David de Armas expresó que el profesor Santis se caracterizaba por ser íntegro, profesional y ante todo, un padre que enseñó con pasión el oficio de ingeniería desde las aulas de clases.

-Publicidad-