Miriam Mendoza Epieyú, indígena del Cabo de la Vela es una de las emprendedoras guajiras del reciclaje y que colabora con el Medio Ambiente.

Por Jefry Machado González.

Lo que empezó como una iniciativa personal de concientización acerca de la preservación del medio ambiente con la recolección desechos sólidos, terminó generando mayor impacto y traspasó las fronteras de sus límites territoriales indígenas a través de la consolidación de la asociación EkoWayuu.

Durante tres días se desarrolló en Barranquilla el XVIII Congreso Internacional de Gestión Integral de Residuos y Perspectivas Ambientales y con ello la participación desde La Guajira, específicamente del Cabo de la Vela, de la asociación EkoWayuu, de la mano de su directora Miriam Mendoza Epieyú que generó aceptación entre las otras asociaciones invitadas por el arraigo étnico de la misma.

-Publicidad-

El evento, que fue patrocinado por EkoRed, empresa que desde Medellín viene formando a líderes para la conservación del medio ambiente y que sin duda, hace un aporte al desarrollo sostenible con la recolección de millones de botellas de plástico, disminución de los recursos naturales, generación de empleo y que además contribuye al mejoramiento de vida de las comunidades de escasos recursos financieros.

Diversas actividades se desarrollaron durante el congreso.

Conferencias, talleres, mesas de debate, exposición de proyectos innovadores, capacitación por parte de representantes de China acerca de sus estrategias de recolección y lecciones de conciencia conservacionista, fueron parte de las actividades que se desarrollaron en los ciclos del congreso en un reconocido hotel de La Arenosa.

El segundo día, Mendoza Epieyú firmó un acuerdo para el registro de la asociación de reciclaje EkoWayuu, a nivel de la Costa Caribe (La Guajira, Cesar, Magdalena, Atlántico y Bolívar), ocasión en el que estuvieron presentes los representantes del Ministerio de Medio Ambiente.

Mariam Mendoza, directora de EkoWayuu y Juan Carlos Gutiérrez, gerente de EkoRed.

En el cierre, la mujer Wayúu participó en el cronograma y relató cómo fueron sus inicios como recicladora de botellas de plástico en el Cabo de la Vela, de donde es oriunda y que, más tarde su familia se sumaría para aportar en la limpieza de las playas de la zona turística.

“En un principio eran mis sobrinos los que caminaban conmigo y a cambio de esa recolección de plástico se le regalaban juguetes, pronto vi que se podía hacer más formal y más comunidades de La Guajira se sumaron, recibiendo a cambio el sustento económico de sus hogares y dotación de beneficios sociales para su comunidad”.

“¡Da vida al planeta!”, bajo este lema, las ponencias se fueron desarrollando, en el cual consistía su premisa principal, porque además de oxigenar al planeta, también se consolidan  proyectos sociales con el intercambio del PEP (polietileno tereftalato), material que luego es procesado y usado para la elaboración de camisas, gorras, franelas y bolsos.

Alberto Agualimpia.

El reciclaje ha representado una idea de emprendimiento durante muchos años, pero también significa una actividad de integración para personas que inmersas en el consumo de sustancias ilícitas, quienes al ser incluidos en programas de formación han cambiado su manera ver el mundo, tal es el caso de Alberto Agualimpia, oriundo del municipio de Villanueva, La Guajira y vive en la actualidad en Cartagena. Indicó que tiene 40 años como reciclador y estuvo involucrado por muchos años en el consumo de drogas y que, gracias a este oficio, su vida cambió a través de los programas sociales.

-Publicidad-
Cargando...