Nancy y Yamile llevan casi cuarenta años de amistad, compartiendo momentos buenos y malos una al lado de la otra.
-Publicidad política pagada-

Con esta frase define Yamile Carrillo Pérez el significado de amistad, quien nos recibió en la comodidad de su casa junto a su amiga incondicional Nancy Freile Rodríguez, con quien desde muy chica inició este recorrido de acompañamiento y hermandad, que hoy día del Amor y la Amistad quisieron recordar.

Ambas representan a dos familias numerosas y ejemplares, cuya relación nació en la década de los 70 en el villorrio de La Gloria, donde los Freile Rodríguez acogieron a los Carrillo Pérez y desde ahí se convirtieron en apoyo incondicional unos a los otros.

Siendo Yamile la segunda de los hijos del fallecido Regulo Carrillo y de Emelina Pérez, cuenta que uno de los mejores regalos que les ha dado Dios y su padre fue el haberles dejado a los Freile Rodríguez como una familia amiga, con quienes han celebrado la vida, los triunfos pero también han llorado las muertes y las caídas, para ella las verdaderas amistades se vuelven familia.

-Publicidad-

“Papá decía en la vida hay que tener amigos lo demás viene con ellos, y no se equivocó, porque quien tiene verdaderos amigos, tiene todo”, comentó Yamile, quien considera que en el hogar conformado por el también fallecido Agustín Freile y Ana Petronila Rodríguez han encontrado apoyo y hermandad, tanto que se han convertido en una sola familia.

Yamile Carrillo.

Esta relación que se fomentó en el caserío de La Gloria, tomó fuerza en Riohacha cuando los Carrillo Pérez deciden venirse, reencontrándose nuevamente con los Freile Rodríguez, quienes los acogieron en el barrio Luis Eduardo Cuellar, donde ya llevan 30 años siendo vecinos, “entre las dos familias ayudamos a consolidar el barrio, siempre estuvimos en la junta de Acción Comunal y fuimos logrando las cosas, tanto que todavía seguimos aquí porque aquí esta nuestra gente”.

“Y así ha pasado con nosotros quienes más que amigos somos compadres, padrinos y hermanos, quienes hemos mantenido la unión de nuestros padres”, continuó describiendo Carrillo Pérez esta amistad que ha pasado de generación en generación, donde cada uno de sus miembros a escogido a su amigo incondicional por ser contemporáneos, compartir estudios o simplemente por afinidad.

Como es el caso de Yamile y Nancy quienes a pesar de la diferencia de edad, se tienen la una a la otra como un apoyo permanente, “tanto es así que yo le digo a mis hijos que el día que a mí me pase algo, que ellos se encarguen de los demás que de mí se encarga Nancy”, comenta Yamile entre la jocosidad que la caracteriza.

Hecho que es afirmado por Nancy quien manifiesta que han sido años de vivencias y de enseñanzas, donde cada uno de los miembros de ambas familias han sabido respetar, manteniendo vivo el deseo de sus padres quienes tal vez jamás imaginaron el alcance que tendría esta relación.

“Es el respeto, el amor y el ser solidario lo que ha permitido que esta relación haya perdurado y que hoy seamos ejemplo para la sociedad guajira, de que la vida nos regala hermanos, hoy tengo que decir que Yami es mi amiga, mi hermana, mi confidente y eso es gracias a los espacios que Dios nos ha permitido vivir”.

Nancy Freile.

Estas dos amigas expresan que tienen más de 40 años de amistad, la cual nació por el deseo de Yamile de tener una compañía amiga ya que toda su niñez y parte de su adolescencia la compartió con su hermana Inirida ‘Nina’ Carrillo Pérez, “yo casi que adopté a Nancy, la escogí porque ella me acompañaba a todas partes, a ella la dejaban salir era conmigo y desde ahí empezó todo, íbamos a fiesta yo la escuchaba, ella me escuchaba, nos comprendimos y fortalecimos mutuamente”.

Actualmente ya cada una en sus profesiones, con sus ocupaciones y responsabilidades distintas siguen compartiendo esta hermandad que se nota al verlas y escucharlas conversar una más dicharachera que la otra pero con un sentido de acompañamiento verdadero.

“La base de toda amistad es el respeto y debemos mantenerlos, porque Dios nos manda amigos y nos los coloca como prójimo para que hagamos el bien a esa persona, por eso debemos tener muy en alto el valor de la amistad”, concluyen.

-Publicidad-