Aspecto de la protesta que realizan desde la mañana del martes, ex funcionarios de la clínica Riohacha porque los declararon insubsistente sin haberles cancelado.

Más de cuatro años lleva Jesús Rafael Palacios Henríquez, esperado que la gerencia de la clínica Riohacha le cancele los 8 meses que le quedaron debiendo cuando lo declararon insubsistente, también su liquidación, las prestaciones sociales e indemnización ya que lo despidieron sin justa causa.

Jesús Rafael Palacios Henríquez.

Con él están más de 70 exempleados de la primera clínica privada que se creó en Riohacha y quienes muchos de ellos dejaron su juventud en esta empresa, hoy están reclamando el dinero que se ganaron con el sudor de su frente, para ver si se pueden organizar y montar una empresa para sobrevivir.

“Como persona de bien estoy en defensa de mis compañeros y en el mío propio, rechazando a tanta sinvergüencería, maldad que han estado haciendo contra los extrabajadores de la clínica en cuanto que no habido pago de salarios e indemnizaciones y de toda clase de dinero que nos tienen retenido”, Palacios Henríquez.

Gustavo Torres
-Publicidad-

Los manifestantes bloquearon la puerta principal de la sección ambulatoria de la clínica Riohacha. Realizando arengas y con pancartas las cuales tienen en la parte frontal del centro asistencial.

Otra de las personas que protesta es el médico Gustavo Torres, quien era propietario de la clínica, pero por peleas y celos entre colegas de la noche a la mañana quedó sin clínica y sin plata.

“Además de ser socio prestaba servicios como profesional y me quedaron adeudando un recurso importante y por eso estamos haciendo esta protesta masiva por el incumplimiento de los pagos atrasados de hace un aproximado de 4 a 5 años y que los nuevos supuestos propietarios no han querido pagar por ninguna vía, tanto la vía jurídica o administrativa”, dijo Torres.

Esta es la sección ambulatoria de la clínica Riohacha.

Torres precisó que la deuda global a los exempleados supera los 10 mil millones de pesos. Este medio de comunicación trató de conocer la versión de las directivas de la clínica y no fue posible.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here