Zurys Dayana Salas Bermúdez, Manuel Isidoro Bermúdez Ramírez, Elina Bermúdez Ramírez y Norgen Radillo Bermúdez.
-Publicidad política pagada-

Por Neder Andrés Yoly Bermúdez.

Manuel Isidoro Bermúdez Ramírez oriundo de Los Moreneros, Riohacha, partió hace 35 años hacía Venezuela, después de vivir en Las Palmas, Bolívar, en búsqueda de un mejor futuro para darle una vida estable a sus cuatro hijos, pero hace tan solo tres días regresó.

El señor Manuel comenta que se fue a trabajar para conseguir recursos y regresar con más capital para darle un mejor nivel de vida a sus hijos, pero en vista de que el trabajo que tenía era en el campo, a la larga se dio cuenta que no le resultaba muy rentable mantenerse allí y más aún por el hecho de no ser profesional, pero en vista de no alcanzar lo suficiente para devolverse, sentía pena de traerse las manos vacías.

-Publicidad-

Durante la posesión del fallecido ex presidente Hugo Chávez, cuando se pensó que las cosas mejorarían para Venezuela sucedió todo lo contrario, lo poco que había ahorrado se lo gastó y la idea de volver era hacerlo con las manos llenas. Dice que perdió el camino de regreso a su casa.

Después de un tiempo de estar allá, se comprometió con una mujer con la que vivió 17 años en el Estado Táchira y en ese lapso de tiempo siguió en el sentido no encontraba el camino de regreso a su tierra. Pero, curiosamente dos años más tarde de haber dejado esa relación empezó a recordar el camino nuevamente.

Actualmente tiene 74 años, se fue de 39 cuando dejó a sus hijos José, Marlenis, Claudia y Edgar Bermúdez, pequeños. El pasado jueves 6 de septiembre volvió a Riohacha y sus familiares al saber la fecha de su llegada lo esperaban ansiosos. Actualmente, sus hijos se encuentran en Bogotá y vienen en las próximas semanas para llevarlo con ellos.

Manuel Isidoro Bermúdez Ramírez.

Sus seres queridos dicen que se caracteriza por ser un buen tío, un buen hermano, un buen hijo. “Nosotros lo buscamos porque él es nuestra familia y a la familia uno no la deja tirada”, recalcó su sobrino Noger Radillo Bermúdez.

Sus hermanos, Elina Bermúdez Ramírez, Olinto Quinto Ramírez y Cayetana Quinto Ramírez, lo hacían muerto al igual que sus demás seres queridos, quienes se mantuvieron tristes al no tener noticias de su hermano. “Al pasar el tiempo no se supo más de él, cuando se fue nos dijo que venía al año siguiente y nunca regresó”, manifiesta su sobrino.

Por su parte, mientras esperábamos a su tío salir de la habitación para conocerlo, comentaba, que ya después de mucho tiempo de saber de su existencia y confirmar dicha información fue que empezaron a buscarlo. Pasaron como mínimo 30 años para eso.

En la familia solo una persona, un primo, sabía que estaba vivo hace cinco años aproximadamente, pero no le creían mucho, debido a que él nunca se comunicó. Cuando murieron sus padres, pusieron avisos en gran parte de Venezuela y él no respondió a ningún llamado. Hasta que el primo regresó del vecino país hace como seis meses y trajo fotografía del tío, demostrando que si estaba vivo.

En ese mismo orden, Radillo Bermúdez, su sobrino, indicó que fue quien comenzó a hacer las gestiones con los familiares y los hijos del presunto desaparecido quienes se encuentran en Bogotá y juntos decidieron traerlo hasta el seno de sus seres queridos a Colombia. “En vista de eso lo llamamos y nos comunicamos por medio del primo. Dice que nunca nos llamó porque no tenía el numero de nadie”.

Entre dientes asegura sentirse bien después de haber regresado, al igual manifiesta que ahora la vida allá está dura y todo sale muy caro. “Yo trabajaba en las fincas, antes los colombianos salían de aquí buscando un mejor vivir y más oportunidades para sus familias en Colombia. En esa época, Belisario Betancourt era el presidente y la economía en el país podría decirse que estaba fracturada, recalcó, Manuel Bermúdez.

-Publicidad-

1 COMENTARIO

  1. Ésta es una de tantas historias que nos dejan reflexiones , enseñanzas y sobre todo sentimientos de esperanza y en muchas ocasiones los caminos de la vida nos llevan por experiencias que marcan a toda una familiar.

Comments are closed.