Aspectos de los niños, quienes hicieron parte de la liberación de la tortuga que se salvó de morir e ir a los comensales de Riohacha.
-Publicidad política pagada-

Por Jefry Machado González.

La emoción de los niños se dejó entrever cuando se vivió la liberación de la tortuga verde en Valle de los Cangrejos la tarde de este martes, en la playa ubicada cerca de la Calle Primera de Riohacha. Fue una sensación de satisfacción que todos los pequeños percibieron ante el acto de solidaridad de preservar y respetar la vida de una especie acuática en peligro de extinción.

“¡Mamá quiero tocarla!, ¡Quiero una foto con la tortuga!”, fueron las primeras expresiones que se escucharon de los infantes, cuando bajaron al animal de la camioneta que la transportaba desde el Resguardo de Tortugas que pertenece a Corpoguajira en Palomino, lugar donde estuvo recluida Säwäiru, nombre con el cual fue bautizada y que también quiere decir tortuga en Wayuunaiki.

-Publicidad-

La Fundación Casa Ecológica del Distrito viene desarrollando un proyecto de capacitación de niños en las escuelas y con ello se mantiene a la futura generación consciente de que se debe preservar la fauna de la naturaleza, porque es incumbencia de los pequeños tener conocimiento sobre el peligro de extinción y lo necesario que son estas especies en los ecosistemas.

Adriana Fonseca, veterinaria perteneciente a la Fundación Casa Ecológica comentó que las charlas se les dictan a niños y jóvenes de los distintos municipios del Departamento. “Los niños nos acompañan en las actividades de rehabilitación y liberación de animales que llegan al resguardo”.

Unos niños con un poco de miedo y otros como si ya estuvieran experiencia de liberar animales, fueron algunos de los momentos que se vivieron en el momento que llevaban a la tortuga al mar de Riohacha.

Asimismo, Fonseca agregó que poseen aproximadamente 30 niños y sus edades comprenden desde los ocho años en adelante.

Carlos Prasca, Paula Jiménez, Isabel Jiménez y María Jiménez fueron los pequeños que acompañaron a Säwäiru en el acto de su liberación en la playa, quienes aplaudieron con alegría cuando la tortuga caminó hasta la orilla y luego nadó hasta llegar a mar adentro.

“Liberar a estos animalitos es un acto de solidaridad, dice mucho de quienes somos seres humanos. Quien salvó a Säwäiru es un héroe y La Guajira debería contar con hombres como él”,  expresó Isabel Jiménez, mientras sostenía una de las aletas de la tortuga para medirlas.

-Publicidad-