-Publicidad política pagada-

Por Astrid Castillo López.

Septiembre es quizás uno de los meses más importantes del año, puesto que abre un espacio para enaltecer el Amor y la Amistad, valores fundamentales en la vida del ser humano. La Guajira Hoy ha querido iniciar contando historias abrigadas en afecto y amistad. En esta oportunidad presentamos los esposos Choles Povea quienes nos recibieron en su hogar para contarnos cómo inició su historia de amor.

Miller Choles López y Gina Povea Pugliesse tienen 31 años de casados, él es abogado de profesión y fue alcalde de Riohacha 2006-2007; ella es licenciada en lenguas modernas y se conocieron por medio de una amiga en común.

-Publicidad-

Los recuerdos vienen a la mente de Gina quien destacó “me habían dicho que ese Miller estaba enamorado de mí, pero resulta que en ese momento yo no estaba interesada, mi amiga nos presentó pero no pasó nada”  desde ese entonces pasaron dos años aproximadamente, para que Gina comenzara a fijarse en Miller.

Una celebración especial sirvió para que esta pareja finalmente comenzará a escribir esta historia de amor  “coincidimos en una fiesta donde se estaba festejando el nombramiento de Álvaro Rodríguez como asesor jurídico del departamento” acotó Gina.

Fueron ocho meses de noviazgo en los que tuvieron la oportunidad de conocerse y establecer un proyecto de vida que les permitió llegar a donde están hoy, con sus cuatro hijos profesionales y exitosos porque esa era la visión que ellos tenían desde un principio.

Miller y Gina no se consideran una pareja perfecta “nos hemos mantenido con los altibajos de una relación, ya sean problemas económicos, emocionales de cada pareja o con los hijos” sin embargo, decidieron cultivar el respeto, amor, tolerancia y comprensión para mantener una relación sana por el bien de su familia.

Por otra parte Miller señala “creo que somos ejemplo de la sociedad riohachera, en ningún aspecto hemos dado mal ejemplo, hemos sido unas personas de bien, nuestros hijos también lo son y nos sentimos orgullosos de ello”.

Esta pareja de esposos señala que desde su nupcias eclesiásticas  tenían clara la construcción un hogar y este sería, hasta que Dios los separe, es por ello que siempre trabajaron juntos.

“Cada uno fue una fortaleza para el otro, cuando él tenía algún problema económico yo estaba para apoyarlo, lo  mismo cuando yo me encontraba sin empleo ahí estaba él para animarme y seguir adelante” resaltó Povea.

Actualmente, agradecen a Dios por ayudarlos a mantenerse unidos y ver su familia conformada por Gustavo, Ornella, Miller y Janella Choles Povea trascendiendo y siguiendo adelante.

Ahora Miller y Gina destacan que se encuentran trabajando y construyendo los cimientos para “tener una vejez digna, juntos, tranquilos y ser compañeros hasta que Dios nos lo permita”.

-Publicidad-