Día Internacional de la Desaparición Forzada, conmemoró en un acto realizado en el Sena de Riohacha.

En el marco del Día Internacional de la Desaparición Forzada, conmemoración que se llevó a cabo en todo el país, se realizó en Riohacha un acto de resistencia al olvido del dolor de las víctimas y se representó con la colocación de una foto en una silla vacía del ser querido que se marchó de casa y no regresó nunca.

El encuentro se realizó en el auditorio del Sena Comercial del Distrito la mañana de este jueves y asistieron funcionarios públicos, estudiantes de los cursos, público en general y sobre todo las víctimas de este flagelo, personas que también han buscado reintegrarse a la sociedad luego de sus penas.

Juan de Dios Hernández.

En el recinto se escucharon casos como el de Ada Luz Mesa Benjumea, quien vio partir a su esposo hace 14 años y todavía no ve la luz al final del túnel. “No tuve la oportunidad de llevarle flores, visitarlo en una cárcel o atenderlo en un lecho de enfermo, sencillamente se lo llevó el conflicto armado”, expresó en la apertura del evento.

-Publicidad-

Una galería fotográfica que reflejaba el dolor de las personas que perdieron a sus familiares se ambientó el lugar para que los presentes conocieran de cerca esas historias de forma gráfica.

“No sabes lo que causa en mí, no saber de ti”, exclamaron los presentes en recuerdo de la incertidumbre, la nostalgia y la tristeza que vivieron en aquellos días oscuros que atravesaron.

Iris Pérez Montes.

Las víctimas alzaron su voz y expresaron su percepción sobre la actividad realizada. Juan de Dios Hernández, víctima que habita en Riohacha, calificó al evento como un alivio que sienten ellos con este tipo de iniciativas. “Nos vemos identificados y sentimos que las entidades se acuerdan de este momento lamentable de nuestras vidas. Sin embargo, me pareció que la gobernadora del Departamento debió apoyarnos con su presencia y no solo de nombre”.

Por su parte, Iris Pérez Montes, oriunda del departamento de Córdoba, vive desde hace nueve años en Riohacha e indicó que asesinaron a sus dos hijos por el conflicto armado. “Ha sido buena actividad, a pesar de que nos recuerda los momentos más tristes de nuestras vidas, en mi caso, mis hijos que fueron asesinados en Barranquilla”. Agregó que la hace sentir bien que aún existan personas que se acuerdan de los dolientes directos.

-Publicidad-