En cada comedor se atienden de 100 a 350 personas diariamente.

Entre cuatro municipios y 17 sectores son atendidas 3.850 personas quienes diariamente reciben su desayuno y almuerzo, la finalidad: Mitigar a través del programa de Comedores Comunitarios una de las necesidades más duras que viven los migrantes y retornados que han llegado al departamento de La Guajira.

Esta iniciativa se dio por el convenio entre la Pastoral Social diócesis Riohacha y el Programa Mundial de Alimento de la ONU que entró en funcionamiento hace dos meses, tiempo en el que han dado respuesta a esta población que hoy se encuentra en situación de vulnerabilidad.

El objetivo: Generar mejores condiciones de vida donde los derechos más elementales como la alimentación sea garantizado. “Aquí buscamos brindar una ayuda integral a nivel de salud, higiene, formación y orientación, actualmente estamos gestionando para llevar jornadas de salud y ya en Riohacha se adelantó un taller sobre violencia intrafamiliar”, así lo indicó Jorge Guardiola, coordinador del programa por parte de la Pastoral Social.

-Publicidad-

Actualmente los comedores se encuentran distribuidos ocho en Riohacha (Los Nogales, Las Tunas, 2 de Febrero, La Lucha, Santísima Trinidad, Villa Fátima, Marbella y Nuevo Horizonte); cinco en Maicao (Centro Migrantes, La Virgencita, La víctoria, comedor Jardin y Villa Inés); tres en Uribia (comedor parroquial, Villa Fausta y 3 de Abril) y uno en Manaure en la parroquia Sagrado Corazón de Jesús, para un total de 17 comedores establecidos donde todos los días niños, discapacitados, adultos mayores, mujeres gestantes y lactantes, se encuentran para llevar un buen alimento a su estómago.

Dentro de los beneficiados también se da atención a personas nativas quienes se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad y se hace un seguimiento de desnutrición que se han hallado.

Los comedores habilitados con todos sus elementos y condiciones dignas del servicio que ofrecen, se encuentran en sectores populares de estos municipios donde son atendidos entre 100 y 350 personas, están bajo el padrinato de un sacerdote de la diócesis o laico comprometido.

El coordinador Jorge Guardiola junto al equipo de trabajo del comedor Santísima Trinidad en el barrio Coquivacoa de Riohacha.

También cuentan con un capital humano fundamental conformado por coordinadores, asistentes, monitores, auxiliares, manipuladoras de alimentos y porteros, para un total de 75 empleos generados en la población de los cuatro municipios.

Los cientos de usuarios se han mostrado agradecidos ante la ayuda brindada, manifiestan sentirse valorados y tomados en cuentan, esta razón los ha llevado a ofrecerse como voluntarios y ayudar en los quehaceres de cada comedor.

Angélica Martínez.

Así lo comenta Angélica Martínez una zuliana que llegó hace 10 meses a Riohacha, vende comida por las tardes y diariamente llega a las 8:00 de la mañana al comedor de la calle 11b en el barrio Marbella donde apoya en lo que sea necesario, “como estoy desocupada en las mañana me ofrecí como voluntaria desde que inició el comedor aquí hago de todo un poco, anoto a los que van llegando, entrego los fichos, organizo las mesas y así ayudo en lo que haga falta”.

Los comedores están dispuestos para dar atención diariamente, desde las 7:30 inician con el registro previo, la organización de la fila por prioridades, seguidamente son dirigidos al comedor donde pasan por la zona de lavado de manos, reciben su ficho y esperan a que se sirva la comida.

“La finalidad es poder brindarles un espacio de acogida, para ellos no ha sido fácil llegar a un lugar donde no tienen nada, con este beneficio no solo le estamos saciando una necesidad básica, también se les anima porque se sienten apoyados y acompañados”, indicó Jorge Guardiola.

-Publicidad-