Por Astrid Castillo López.

El mundo de la medicina posee un sinfín de profesionales especialistas para el cuidado y prevención de todo tipo de enfermedades, el odontólogo es uno de ellos, básicamente su función es diagnosticar y brindar tratamiento para la atención, mantenimiento de los dientes y todo lo relacionado con la cavidad oral.

En Colombia, Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Paraguay, República Dominicana, Uruguay y Venezuela cada 3 de octubre se conmemora esta fecha que se instituyó luego de una reunión organizada en Santiago de Chile en el año 1917 y en la cual se organizó la Federación Odontológica Latinoamericana.

-Publicidad-

Como en todas las profesiones en esta carrera la vocación y el amor por la práctica diaria es importante para obtener éxito y ganarse el reconocimiento de los pacientes tal como le sucede a Ana Elizabeth Mendoza Arredondo quien compartió con La Guajira Hoy la experiencia de ser odontóloga.

Mendoza Arredondo tiene 25 años de experiencia en esta profesión, se graduó de odontóloga en la Universidad Metropolitana de Barranquilla, tiene una especialización en ortodoncia realizada en Guadalajara y actualmente tiene su propio consultorio.

Ella es la cuarta de seis hermanos, hija del fallecido José Manuel Mendoza y Yolanda Arredondo de Mendoza, está casada con el cirujano oftalmólogo Jorge Rodríguez y tiene tres hijos, Jorge Andrés, José Aurelio y Javier Rodríguez Mendoza, todos profesionales de la medicina.

Esta odontóloga riohachera destaca que desde niña empezó su gusto por esta área de la medicina pues para ella siempre ha sido importante que una persona mantenga “una hermosa sonrisa”.

Después de terminar la carrera realizó por dos años las rurales en el hospital de Uribia, ahí se ganó el cariño de las personas “los uribieros me adoptaron como una más, ellos son gente amable, humanitaria , respetuosas”.

Con el apoyo de sus padres comenzó su propio consultorio en Riohacha, ellos le regalaron el local y todos los equipos odontológicos necesarios para atender a los pacientes, desde entonces ha sido un largo recorrido donde se ha ganado el cariño de quienes van a sus consultas.

Ana Elizabeth subraya que además de atender o preocuparse por la salud bucal de sus pacientes se convierte en una amiga para ellos “acojo su calidad humana, para mí es importante entregarle todo a los pacientes ,que se sientan bien espiritualmente”. Esto ha sido beneficioso para ella ya que sus pacientes vuelven y traen a sus hijos otras veces solo llegan a visitarla para contarle de su vida y las cosas que están haciendo.

Cómo ella son muchos los odontólogos de nuestro territorio guajiro que se esmeran por brindar una buena atención, desde nuestro medio felicitamos a cada uno de ellos por ser este su día.

-Publicidad-