En este edificio está ubicado en centro clínico que fue objeto de robo, la auxiliar.

En el laboratorio clínico de la bacterióloga Rocío Rico donde labora en Fonseca fue atracada la auxiliar de enfermería María Molina.

Un joven de rasgos indígenas llegó hasta la sede de la “Clínica Sanar”  ingresó al consultorio, en la carrera 19 con calle 12 esquina, haciendo ver que era un paciente que estaba interesado en practicarse unos exámenes.

El Sujeto con un arma blanca la amedrentó y obligó a que le hiciera entrega de su celular. “El señor llegó y solicitó nuestros servicios, me preguntó si tenía vueltos para un billete de 50 mil pesos y le respondí que no, de repente veo que saca la cuchilla y me la puso en el cuello, exigió que le diera el celular y se lo entregué, dijo que no gritara porque si lo hacía me mataba”, relató la joven enfermera.

-Publicidad-

Es de recordar que en esta misma edificación en la que se cometió el ilícito funcionan otras oficinas de diferentes especialidades médicas, y es de propiedad del ortodoncista Armando Solano Solano, quien también recientemente fue objeto de un atraco junto a su familia, en la vivienda donde reside muy cerca de la plaza principal, el pasado domingo en horas de la madrugada.

De igual manera, una de las secretarias del área administrativa de la Institución Educativa Vicente Roig y Villalba, Rosalía “Chalía” Barliza Freyle también fue despojada de un bolso en el que guardaba documentos personales y un teléfono móvil.

Un antisocial, que se bajó de un automóvil de placas venezolana, color oscuro, le salió al paso y al oponer resistencia la arrastró y le produjo laceraciones en diferentes partes del cuerpo.

-Publicidad-