Este es el estado en que se encuentra la vía que comunice al resguardo de Caicemapa en el municipio de Distracción.

Como precaria es considerada la situación que viven los habitantes del resguardo de Caicemapa en el municipio de Distracción por las diferentes problemáticas, especialmente las vías de penetración que presentan deterioro total y que motivaron a una parálisis vehicular en la arteria vial que comunica a Fonseca con Valledupar en la carretera nacional, como una forma de reproche al abandono de los gobernantes de turno.

Los habitantes piden con suma urgencia la intervención del gobierno departamental en esta ruta que es considerada de carácter especial porque a través del resguardo de Caicemapa, La Duda, Tunales, Pondorito y Sitio Nuevo beneficia a más de tres municipios como Fonseca, Distracción y San Juan del Cesar, por ser una zona de carácter  netamente agropecuario.

El grave estado de la carretera, impide el ingreso normal de carros y motos, especialmente del vehículo cisterna que diariamente acopia la leche en las fincas de esta región.

-Publicidad-

El alcalde local, Pedro Guerra Chinchia, también hizo sus declaraciones a los medios regionales y espera ver una solución rápida por parte de la gobernación de La Guajira, porque los recursos no los tiene el municipio de Distracción, pero si los estudios, diseños y proyectos, por lo que el pueblo anhela que se les escuche, para llegar a unos acuerdos y ejecutar.

La escasez de agua potable, es otra problemática que aqueja a estos nativos de la etnia Wayúu.

La escasez de agua potable, es otra molestia, que a pesar de su proximidad a la represa del río Ranchería, el paso por su territorio del río Cañaverales, la fabricación de pozos profundos y tanques elevados, los nativos no pueden aprovecharse del líquido vital.

Las instituciones educativas, también se han convertido en testigos fieles de la desidia impresa en el trasegar de los años y hoy agonizantes esperan agua, alimento, salud, vías en buen estado y educación; primordialmente, como otras colectividades nativas del departamento de La Guajira, que hacen cola para  apaciguar el hambre y la sed que padecen.

-Publicidad-