La gasolina de pimpinas se está escaseando.

No hay el combustible de contrabando que se trae de manera ilegal de Venezuela, se acabó el que se encontraba almacenado y los usuarios comienzan a desesperarse por ser el líquido inflamable extranjero, el factor principal que mueve el transporte y parque automotor de la región.

Se estableció que la falta del hidrocarburo que se expende en pimpinas de manera informal dejó de ingresar por trochas desde el vecino país, ante las fuertes lluvias que ocasionaron el desbordamiento de arroyos en territorios limítrofes con el vecino país.

Camionetas y camiones que transportan gasolina y ACPM se encuentran atrapados del otro lado de la frontera a la espera que bajen las crecientes súbitas de los pequeños afluentes. Entre tanto los expendedores que aún mantienen reservas comenzaron a comercializar el galón a 12 mil pesos y en las estaciones  de servicios, lo venden limitadamente, dándole prioridad a su clientela permanente.

-Publicidad-
Compartir