La comunidad maicaera protestó en la mañana de este martes por la muerte de un funcionario de la alcaldía de Maicao.

Familiares, amigos, estudiantes y voceros de diversas empresas públicas y privadas participaron este martes  de una movilización civil en donde solicitaron a las autoridades se aceleren la investigación que dé con el paradero de los autores materiales e intelectuales de la muerte del joven productor de televisión, Gregory Ramírez López.

La marcha inició en la sede de la Universidad de La Guajira y concluyó en la plaza Simón Bolívar. En su recorrido la arenga más escuchada fue ¡Justicia,¡ justicia, exigimos justicia¡ y sus manifestantes se detuvieron frente a la estación local de la policía por varios minutos.

Hilber Pinto.

Al llegar a la plaza del Centro, hicieron uso de la palabra varias personas donde repitieron la misma solicitud. Niños, jóvenes y  adolescentes de varias entidades educativas se sumaron a la manifestación y expresaron en reiteradas ocasiones que se hiciera justicia y se esclarecieran los hechos para saber qué fue lo que realmente sucedió.

-Publicidad-

Ramírez López laboraba en el área de comunicaciones de la administración municipal, fue herido de gravedad en el barrio San José en momentos en que se movilizaba en el vehículo de un familiar. Luego del ataque sicarial, Ramírez, quien venía conduciendo el automotor intento sin éxito llegar a una clínica local, pero su auto se estrelló contra un tractocamión que se encontró en la vía.

“Esto nos causa mucha preocupación, porque ya es otro hijo de Maicao, otro profesional, otro joven que vilmente se le asesina y se le corta las alas. Esto no tiene justificación alguna y frente a eso, necesariamente había que hacer la marcha pacífica y hay que pedirle acompañamiento al Estado colombiano frente a la justicia para que en Maicao comience a funcionar el aparato judicial”, dijo el diputado Hilber Pinto.

En su turno, la madre de Ramírez, Marinelvis López, pidió al Dios del cielo que la muerte de su hijo no quedara impune, “porque un buen hijo, un buen hermano, un buen nieto, un buen familiar, un buen amigo no se merecía esto y eso era mi hijo Gregory Ramírez”, señaló compungida.

La docente y periodista dijo que solo Dios podrá castigar a quienes le cerraron los ojos y el corazón a su hijo.

-Publicidad-