Francisco Zúñiga Iguarán

Un caso abominable y alienado fue denunciado por la propia madre de una menor de 10 años de edad, la que según ella, su padrino la obligaba a tocarle su miembro viril desde que tenía siete años de edad y a la práctica de otras escenas intimas de las cuales se abstuvo de detallar.

Del caso tuvo conocimiento la progenitora Jeinis Cobo López al ser llamada de la institución educativa donde la niña adelanta sus estudios, por la orientadora del plantel a quien la pequeña le confesó los vejámenes eróticos a que venía siendo sometida.

“El nombre del enfermo sexual es Francisco Zúñiga Iguarán, trabajador de la empresa Cerrejón y cuando mi mamá lo encara a reclamarle porque hizo eso con mi niña él acepta la realidad delante de su esposa y le dice que no sabe porque lo había hecho, que hacía cuatro meses le había pedido perdón a mi hija, igual sucede cuando yo lo enfrento y me dice lo mismo, fue entonces cuando lo agredí, al llenarme de ira y de inconformidad,” indicó la adolorida señora.

-Publicidad-

Afirmó que hasta su casa después de tener conocimiento del  hecho repudiable le fue enviada una persona ofreciéndole un dinero como indemnización por la falta cometida contra su hija, “esa propuesta me ofendió más, porque jamás vendería la dignidad de mi nena, ese  señor es un monstruo para la sociedad” afirmó.

Dijo que “la cónyuge del infractor me solicitó que no lo denunciara, porque sus hijos iban a quedar desamparados y le conteste que llegaría hasta las últimas consecuencias”

Indicó que el caso fue puesto en conocimiento del Instituto Colombiano de Bienestar familiar Icbf y posteriormente a la Fiscalía, a quienes solicitó se le imponga la mayor condena. Explicó que en los actuales momentos la niña está en Valledupar junto a su señor padre, recibiendo tratamientos psicológicos, para superar todo ese cruel paso que le tocó vivir.

-Publicidad-