El estancamiento de aguas, consecuencia de las lluvias, se ha prestado para ser un criadero de zancudos.

La temporada de la ola invernal que cayó en el Departamento en días recientes, no solo afectó con las inundaciones, sino que además la presencia de la plagas de mosquitos se incrementó y sigue afectando de forma gradual a los riohacheros.

Este medio de comunicación visitó los barrios cercanos a la Circunvalar del Distrito para recoger las impresiones de los habitantes más afectados por este insecto transmisor de enfermedades.

Cecilia Josefa Rojas, manifestó que son muchos los mosquitos que invaden sus hogares de día y noche: “Con el problema de alcantarillado que tenemos en la ciudad, el agua que deja las lluvias dura de dos a tres días para drenar, tiempo suficiente para que los zancudos se reproduzcan y nuestros hogares se vuelvan un criadero”.

-Publicidad-

Poldis Márquez expuso que en el barrio hay mosquitos para regalar: “Uno de los problemas más evidentes con la presencia de mosquitos, es cuando empiezan a generar problemas en la piel de los niños que están en casa, producen rasquiña y la mayoría de ellos traen consigo virus de gripes y fiebres. Algunos de los productos insecticidas colaboran, pero no siempre resultan efectivos, porque a partir de las 6:00 de la tarde, son demasiados y los químicos no acaban con ellos”.

Por su parte Carmen Remedios expresó que: “El río Ranchería se nos está metiendo, pese a que la lluvia ya se detuvo, el río sigue teniendo sus crecidas y por ende, la laguna se sigue armando en las calles de nuestra comunidad. Hasta el momento, los organismos competentes no han organizado campañas de fumigación. A veces, espanto los zancudos con el humo del cartón de huevos, pero como estoy enferma de los pulmones, no lo puedo tolerar mucho”.

Por otro lado, Wilmer Torres aseveró que los problemas de la presencia de los mosquitos se deben al desagüe de las inundaciones, porque una vez que el agua llene las vías, se estacan por varios días, el monte crece y se forma el criadero de los zancudos en la zona.

Emelina Campos, habitante de Barrio Arriba, exclamó por una pronta fumigación en la comunidad, ya que  “se trata de una problemática de salud pública que afecta a toda la comunidad y que, sin duda alguna, se debe erradicar, porque de lo contrario los problemas de enfermedades se irán incrementando”.

Ante esta coyuntura, este medio de comunicación visitó a organismos competentes, como la Secretaría de Salud Departamental y estos se abstuvieron de dar información.

-Publicidad-