Escenas de mucho dolor se vivieron en la mañana de este martes en la catedral Nuestra Señora de los Remedios, en el marco de la misa en honor del fallecido Enrique Miranda Riviera.

Un grupo de mariachis, conformado por mujeres y hombres, amenizaron la despedida nostálgica de Enrique Miranda Riviera. El sonido de la trompeta anunciaba que las canciones estaban dedicadas al difundo, quien hizo esa petición cuando estuvo con vida.

Enrique Miranda Riviera

Un hombre de camisa negra manga larga, se mantuvo encima del ataúd de Miranda Riviera, durante la misa que se ofició en su nombre la mañana de este martes en la Catedral de Riohacha.

José Luís, conocido cariñosamente por sus familiares como ‘El negro’, lloraba inconsolablemente encima del féretro de su padre, mientras tanto, a los nueve hijos del fallecido, se le escuchaban sólo sollozos.

-Publicidad-

“Fue el mejor papá del mundo. Siempre estuvo acompañándonos en la pobreza, en la enfermedad, la salud y las riquezas”, expresó una de sus hijas, al mismo tiempo que recordó las palabras de su padre cuando estuvo enfermó “yo no pensé que era tan importante para ustedes como lo era su mamá, ahora me demuestran que si me aman”.

Al culminar la eucaristía, familiares y amigos más cercanos se ofrecieron a llevar el ataúd hasta el cementerio Central en conjunto de la caravana.

Miranda Riviera murió a sus 86 años de edad en una clínica de Barranquilla, víctima de un paro cardíaco. Pese a que era oriundo del departamento de Sucre, vivió gran parte de sus años de vida en la capital de La Guajira, ciudad en la que se desarrolló como comerciante.

-Publicidad-
Compartir
Jefry Machado González
Comunicador social y periodista con enfoque en redes sociales. Redactor de judiciales en Riohacha. Dedicado a reportajes de fenómenos sociales. Contacto: WhatsApp 3006289855