El economista Fernando Herrera, afirmó que el problema de La Guajira no es de dinero, es de gobernabilidad.

Por Evelin Barrios Flórez.

Con el fin de socializar el Índice de Gestión de Proyectos de Regalías (Igpr), del Departamento, el Centro de Pensamiento Guajira 360° brindó un espacio en la mañana de ayer en la biblioteca Héctor Salah Zuleta.

En este escenario también se contó con la presencia de los economistas Amílcar Acosta Medina y César Arismendi Morales; igualmente, el director de Cámara de Comercio Álvaro Romero Guerrero, el gerente de Gases de La Guajira, Roland Pinedo Daza y Janneth Daza, directora Fundación Cerrejón para el Progreso en La Guajira.

-Publicidad-

También asistieron estudiantes del programa de Gestión Administrativa del Sena, la alcaldesa del Distrito, Alexa Henríquez y público en general.

El ingeniero Roberto Carlos Núñez, quien se desempeña como subdirector técnico de fortalecimiento territorial del departamento nacional de planeación, indicó que los índices se han hecho para arrojar una información que lastimosamente ha terminado estigmatizando a las regiones que son medidas.

“Más allá de señalar ladrones, se debe partir de qué estamos haciendo con lo que tenemos, pues cuando no contamos con capacidad de visión estratégica y nos quedamos solamente con datos para estigmatizar, no se aprende de los errores y las regalías son un instrumento para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”, aseguró.

Por su parte, Fernando Herrera Araujo, economista de la Universidad Externado de Colombia, con más de 25 años de experiencia en el diseño y coordinación de políticas y programas para la reducción de la pobreza, señaló que La Guajira se encuentra en una dualidad económica.

“Existe una Guajira moderna, vinculada con el sector exportador, pero en contraste hay un sector tradicional atrasado en el ámbito agropecuario y rural, por lo que se requiere que estos sectores se unan para aumentar la mano de obra y las cifras de empleabilidad, ya que una empresa no prospera en un ambiente miserable, pues el entorno condiciona”, expuso.

Poco público se presentó en el auditorio de la biblioteca Héctor Salah Zuleta.

Además, hizo referencia a las cifras que evidencian las falencias del Departamento. “Tenemos un nivel de pobreza del 53 por ciento frente al 27 por ciento del país, la tasa de desempleo es del 14 por ciento, el analfabetismo está en el 32 por ciento contra el 9 por ciento del país y la tasa de mortalidad infantil es el doble de la nacional. Estos indicadores han sido influenciados por la migración venezolana y la corrupción nacional”, expresó.

Concluyó manifestando que “el problema de La Guajira no es de dinero, sino de gobernabilidad, por lo que hay que generar capacidad, hacer presión desde la sociedad civil y facilitar y recomponer el dialogo de la Nación con las regiones”.

Finalmente, el economista Amilcar Acosta Medina, autor de 42 obras publicadas y columnista de los principales diarios del país, manifestó que se debe retomar un plan regional y departamental de competitividad, partiendo de la base de que las regalías son recursos temporales que están expuestos a la volatilidad de los precios internacionales. “Solo en la medida en que se desarrollen capacidades y se fortalezca la institucionalidad, vamos a poder tener más y mejores proyectos”, indicó.

-Publicidad-