Aspecto del cierre de la oficina de Salud Vida en Fonseca, porque la empresa no ha autorizado remisión de un paciente.

Ante la demora por parte de la EPS salud Vida, en ordenar la remisión del menor de 4 años de edad, Keider Mejía Medina a un centro asistencial de mayor nivel sus familiares decidieron cerrar las puertas con cadenas y candados de esa entidad en Fonseca e impedir la atención de los demás afiliados, por parte de los empleados que allí laboran.

El Niño según se conoció permanece internado en la Unidad de Cuidados Intensivos UCI del hospital de San Juan del Cesar, desde el lunes 19 de noviembre, al diagnosticarle una fisura simultánea en el tórax y necesitan ser sometido a una cirugía y tratamientos por parte de un otorrinolaringólogo.

“La Institución hospitalaria donde se encuentra recluido no cuenta con esas especialidades y hay que enviarlo a otro sanatorio de mayor nivel. Salud Vida a pesar que hemos venido insistiéndole en cumplir con esa solicitud, hasta instaurándoles derecho de petición siempre nos es esquiva” indicó una tía del pequeño.

-Publicidad-

Explicó que un pediatra le comentó que si el  infante dura más días entubado corre el riesgo de infectarse. “Por esta negativa de la empresa optamos por tomarnos sus oficinas de manera pacífica,  para que ellos se vean obligados a acceder a nuestras suplicas, todo ello buscando se le restituya la salud a Keider”, preciso la pariente del muchacho enfermo.

-Publicidad-