Los venezolanos han tenido que pasar por muchas dificultades y sienten más apoyo en la Policía colombiana que en la misma de su país.

12 adultos entre hombres y mujeres y 12 niños conforman el grupo de migrantes que el sábado pasado llegaron a Riohacha caminando desde la trocha la 80, provenientes de Venezuela, su destino Mancora, costa noroeste del Perú.

La decisión de un grupo de personas pertenecientes a una misma familia, conformada por hermanos y primos, inició como el viaje que cambiará sus vidas sin imaginar el camino lleno de obstáculos que les tocó transitar en su propio país.

La difícil situación que viven, los llevó a salir el pasado martes desde San Juan de Los Morros, estado Guárico centro de Venezuela, con una meta clara: Llegar a la frontera con Maicao para atravesar Colombia y seguir camino a su destino en Perú, donde la esperanza de una vida digna les aguarda.

Javier Antonio Díaz Duran.
-Publicidad-

Esta ilusión se vio lejana cuando llegaron a la ciudad de Maracaibo, cuentan que ahí sus propias autoridades violaron sus derechos, “la autoridades de Colombia nos han tratado mucho mejor que en Venezuela, desde que llegamos a Maracaibo todo ha sido un trauma», contó Javier Antonio Díaz Duran, quien no solo vivió el abuso de sus autoridades sino también de los grupos armados.

Precisó que uno de los familiares le rompieron su cédula de identidad en el Puente sobre el Lago y desde que salieron fueron muchas alcabalas que le pedían dinero, antes de la trocha la 80, los policías venezolanos les quitaron todo, las herramientas de trabajo,computadores y celulares.

Javier Antonio como líder del grupo narró que por poco quedan en medio de un enfrentamiento entre estos grupos que pelean por el territorio en las llamadas ‘trochas’, el territorio de nadie entre Colombia y Venezuela.

“Veníamos en un microbús cuando el chofer dice que se va por la trocha los que veníamos con niños nos bajamos en la entrada de la 80 y decidimos caminar otro grupo siguió en la buseta pero más adelante los bajaron, a las mujeres las desnudaron les quitaron la ropa buena que tenían, se escucharon hasta unos disparos pero ellos se devolvieron a pie hasta la vía y caminaron hasta la frontera y nos encontramos ya de este lado”.

De noche llegaron los venezolanos a Riohacha, a pie desde la raya.

Fueron cuatro días desde que salieron desde Guárico, al territorio colombiano entraron el día viernes por la tarde,pasaron la noche en el terminal de Maicao. La mañana del sábado emprendieron su recorrido hasta la capital de La Guajira donde llegaron en horas de la tarde, buscando donde quedarse, “nos fuimos a la playa porque nos queríamos bañar así sea con agua salada y nos íbamos a quedar ahí pero no nos dejaron”, continuó. 

Ya en busca de refugio caminó a la plaza central de la ciudad se toparon con representantes de la Organización Panamericana de la Salud, quien había conocido de ellos en la vía de Maicao-Riohacha, de inmediato se activó la ruta de atención con representantes de ACNUR, PNUD, Cruz Roja, OPS y líderes de una asociación de venezolanos quienes se vienen conformando para brindar orientación a sus coterráneos.

La misma noche recibieron kit de aseo personal.

Llevan cinco días alojados en un hotel de la ciudad que desde hace seis meses en convenio con Acnur recibe migrantes, ahí este grupo de los 24 han recibido su respectiva alimentación y la atención médica por parte de la Cruz Roja. Actualmente se encuentran en los trámites legales 
que les permita llegar a su destino, acompañados por varias entidades.

-Publicidad-