Los mototaxistas y algunos automóviles abusan de las mujeres y las resultan robándole el combustible

Por Evelin Barrios

La venta de gasolina de contrabando en las calles de esta ciudad, durante varios años ha sido el sustento de centenares de familias riohacheras.

Ya es costumbre para los pobladores ver a los hombres dedicados a esta labor, también desde hace algunos meses es habitual observar a mujeres venezolanas dedicadas a este negocio.

-Publicidad-

En su mayoría son madres cabezas de hogar, que han llegado al Distrito huyendo de la crisis de su país y que sin tener más alternativa de ingreso les ha tocado dedicarse a la venta de combustible.

Sin embargo, hoy aseguran que un grupo de delincuentes se están aprovechando de sus condiciones para robarles el producto y lo producido del día.

Elaumary Chirino

Así lo expuso Elaumary Chirino Ortíz, madre soltera de dos hijos, licenciada en Enfermería Integral Comunitaria, quien llegó hace 1 año desde Venezuela buscando trabajo en su profesión, pero al no conseguir, optó por otras alternativas laborales.

“Inicié vendiendo café,  galletas, cigarrillos y hace 8 meses empecé con el negocio de la gasolina, ya que deja más ganancias, pero desde hace unos días pasan los motorizados y se llevan las brisas de gasolina, aprovechándose de que somos mujeres y estamos indefensas”.

Chirino Ortiz asevera que estos sujetos pasan y observan la zona, y esperan el momento en que las mujeres estén almorzando o atendiendo a otro cliente para agarrar las botellas de gasolina y emprender la huida.

“Me han robado en dos ocasiones dejándome pérdidas equivalentes a un día de trabajo, lo cual me afecta considerablemente, ya que de esta labor dependen mis hijas, mi mamá y dos hermanos que tengo en Venezuela, que sufren de retraso mental leve”, dijo.

Edilia Fernández

Asimismo, Edilia Fernández, otra venezolana que llegó hace 3 años a Riohacha y se ha dedicado a la venta de gasolina, aseguró que las mujeres son las más afectadas con estos robos.

“Los delincuentes buscan robar a las mujeres porque no podemos defendernos igual que ellos. Pasan en moto con el parrillero y hacen como si fuesen a comprarnos y en el mínimo descuido aprovechan para cargar las pimpinas y arrancar en sus vehículos”. 

Yorelis Colina, Mafe Montiel y Estefanny Dayana Pérez Aldana, aseguran haber sido víctimas de los delincuentes; quienes terminan apoderándose de su producto. Sin embargo, ya los tienen identificados a ladrones y en compañía de comerciantes del sector están esperan atraparlos para darles una lección, pues no han querido avisarle a la Policía porque saben que el combustible que expenden al público es ilegal.

-Publicidad-

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here