Conductores y pasajeros de la ruta Paraguachon-Maicao frecuentemente son víctimas de los asaltantes que salen a la vía.
-Publicidad política pagada-

Con una ráfaga de disparos con escopetas hechizas fue recibido el conductor William Soto, perteneciente a la línea de transporte fronterizo El Sol, en momentos en que cubría la ruta Paraguachon- Maicao.

Soto al concluir su jornada en Paraguachón, el pasado lunes festivo en compañía de un grupo de venezolanos de una misma familia, que no tenían para el pasaje, ya que habían sido robados del otro lado de la frontera, salió para Maicao, su lugar de residencia.

Cuando se aproximaba al temible kilómetro 82, le salieron varios indígenas disparando sus escopetas. “Mi propósito era detener el vehículo porque la verdad no teníamos nada que perder, pero los asaltantes no me dieron chance de parar sino que desde que salieron fue disparando, entonces decidí seguir la marcha. Por poco me llevo uno por delante pero preferí sacarle el cuerpo en medio de la balacera”, contó William.

-Publicidad política pagada-

Además comentó que dos de los disparos hicieron blanco en el panorámico, uno del lado del conductor y otro en el costado del copiloto, que por fortuna habían pegado inicialmente en el capó del carro y no lograron  penetrar el vidrio.

Por su parte, los conductores y directivos que integran las cuatro líneas que cubren la ruta Maicao-Paraguachon  y que reúnen casi un centenar de automotores, están estudiando la posibilidad de realizar un plantón en el peaje, ubicado a pocos kilómetros de la Raya para llamar la atención de las autoridades, ya que los asaltos son repetitivos y en los mismos sitios, por lo que ya se han hecho las denuncias, pero aún no se han tomado los correctivos para frenar la delincuencia.

Los asaltantes disparan sin compasión a los vehículos donde en muchas ocaciones han provocado heridas en los ocupantes de los automotores.

Cabe mencionar que en el pasado mes de diciembre, se cometieron alrededor de 10 asaltos en el mismo sitio y en lo que va del 2019 ya van tres.

Por otro lado, los conductores atribuyen estos actos a la libertad de que gozan los llamados ‘chinitos’ en la zona,  a lo enmalezada que esta la carretera en ese sector, que no permite una amplia visibilidad para detectar la presencia de enemigos y que además, señalan que la Policía solo ha concentrado la vigilancia en el tramo que comunica el peaje con Paraguachón, donde gozan de cinco puestos de control.

-Publicidad-