El jurista Alex Ballesteros se refirió a la actual situación del exalcalde Ovidio Mejía Marulanda, a quien se le revocó una medida de aseguramiento, lo cual deja sin efectos los aspectos probatorios que en un momento se fundamentó para privarlo de la libertad.

El abogado aseguró que muchas veces el lenguaje jurídico provoca confusiones, precisando que la persona procesada privada de la liberad con fundamento en ciertos elementos de juicio, pero que posteriormente surgen otros que indican todo lo contrario le cambian el rumbo a las investigaciones le cambia la situación del procesado.

En el caso concreto del ex aspirante a la Cámara, Ovidio Mejía estaba siendo señalado de ser determinador de la muerte de una persona, pero la defensa aportó nuevos elementos de juicio, convenciendo al juez de garantías de que el homicidio sucedió en circunstancias en que Mejía no pudo ser un determinador, según argumentación del abogado Ballesteros.

-Publicidad-

Precisa el jurista que como quiera que surgieron nuevos elementos de juicio, el juez de Valledupar revocó la medida cautelar, es decir, dejó sin efectos la privación de libertad que inicialmente un juez de Maicao había considerado que era necesaria para que el exalcalde siguiera vinculado al proceso.

Ahora, el juez de Valledupar con una interpretación pero con fundamento en la nueva valoración probatoria, se convenció de que Mejía Marulanda no tenía por qué estar privado de la libertad y que no habían elementos de juicio para poderlo señalar como un posible autor o determinador del delio de homicidio.

Dice Ballesteros, que Ovidio Mejía no se había presentado una vez se le dictó nuevamente orden de captura, porque cuando estaba siendo solicitado, en círculos cercanos al señalado se comentó que estaba padeciendo serios inconvenientes de salud, (retención de líquidos concretamente).

En consideración a ese aspecto de orden humano, el abogado asegura que el régimen penitenciario en las cárceles de alta seguridad como en el caso de la Cárcel de Valledupar, es demasiado estricto y riguroso.

“Qué estaba haciendo Ovidio, evitando ir  a la cárcel de máxima seguridad y  entregarse para que se continuara con el juzgamiento y  la investigación y así poder demostrar que él era totalmente ajeno a los hechos”, aseguró Ballesteros.

En ese lapso de tiempo la defensa, recabó elementos de juicio  se los presentó al juez de Valledupar, a quien le manifestó lo hallado para que lo reconsiderara y lo valorara, petición que fue atendida y se revocó la medida de aseguramiento.

Con esta decisión, Mejía Marulanda está muy cercano a deslindar su responsabilidad frente a los hechos que se le endilgan, según el abogado consultado por este medio de comunicación.

Por otra parte, este medio pudo establecer que el abogado defensor del exmandatario está llevando a cabo una maratónica gestión con el propósito de cerciorarse de que las órdenes de captura que hayan sido expedidas para detener a su apoderado, sean canceladas a fin de que pueda tener su plena libertad.

-Publicidad-