Hoy la plaza Padilla estará con repleta de ciudadanos algunos creyentes, otras en busca de encontrarse con sus amigos de antaño

Como todos los años, Riohacha celebra la fiesta religiosa más importante de La Guajira, en honor a su patrona, la Virgen Nuestra Señora de los Remedios y que se conmemora cada 2 de febrero, por lo que sus fieles creyentes la acompañarán en sus actividades que se realizan en la Catedral de esta ciudad.

Este medio de comunicación realizó un recorrido por las calles de la Capital del Departamento, conversó con los creyentes para conocer qué los motiva a creer en la Virgen y con gratitud expresaron sus impresiones.

Orlando Vidal Joiro, abogado y presidente de la Academia de Historia narró que su devoción nace desde muy pequeño cuando veía la imagen de la Virgen en su casa. Así mismo, agregó que “todos los riohacheros somos devotos de la virgen de Nuestra Señora de los Remedios y he escuchado historias de amigos cercanos a quien la Virgen le ha cumplido milagros”.

-Publicidad-

Por su parte, Ana Henríquez, decoradora de eventos, explicó: “Tengo 28 años aquí y he notado que todas las actividades de Riohacha giran en torno a la virgen Nuestra Señora de los Remedios. Me gusta mucho asistir al rosario de la aurora que se realiza nueve días antes de sus festividades”.

Por otro lado, Javier Sierra, comerciante informal, contó: “Mi principal devoción es para Dios que fue el creador del cielo y la tierra. También creo en la virgen de Nuestra Señora de los Remedios, pero muy poco asisto a sus actividades”.

Juana de León, comerciante, oriunda del corregimiento de Choles, respondió a este medio que “esta es la virgen que más queremos aquí en La Guajira, por lo sagrada que es. Mi devoción viene por cómo les ha cumplido milagros a otras personas conocidas. Cuando viajo para Riohacha y no llego a la iglesia no me siento conforme, me gusta visitar a la Virgen para agradecerle por la salud de mi familia”.

Ricardo Antonio Pacheco Mendoza, entrenador de boxeo, indicó: “Siempre me ha llamado la atención, la devoción por esta Virgen, que es una tradición en la familia y hay que conservar esta creencia. En las oportunidades que he tenido de asistir a sus eventos, le he pedido que proteja siempre a mi familia, luego de hacerlo siento una tranquilidad y satisfacción porque sé que así lo va a hacer”.

Paola Palmezano, dedicada a los oficios del hogar, expresó: “Creo en Nuestra Señora de los Remedios porque todo está en la fe. Me ha cumplido los milagros de sanar a mis hijos cuando se enferman. Asisto a la misa del 2 de febrero juntos a todas sus actividades de ese día”.

Manuel Alberto Mier, comerciante, compartió: “Desde que tengo uso de razón creo en nuestra ‘Vieja Mello’. Mis cinco hijos fueron pedidos a la Virgen y como agradecimiento he asistido junto a mi esposa a la misa, a la procesión y a buscar la vela del dos de febrero”.

Delsy Guerrero, administradora agregó: “Gracias a mis padres creo en la Virgen de Nuestra Señora de los Remedios. Ella sanó a un hermano que ya el médico lo había desahuciado y por las peticiones que le hicimos a la virgen mi hermano logró levantarse nuevamente”.

Reinaldo Martínez, quien se desempeña como obrero, contó: “Me siento muy bendecido por ser devoto de la Virgen y esto gracias a mi abuela que siempre me inculcó el hábito de asistir a la misa del dos de febrero y compartir con todos los riohacheros”.

Rosalba Morales, comerciante informal dijo: “Todas las mañanas asisto a la catedral a pedirle a la Virgen que me ayude a sanar mi pierna y como recompensa de este milagro le ofrecí un pequeña pieza de plata”.

Lidyz Barragán, dedicada a los oficios del hogar añadió: “Desde muy pequeña creí en la Virgen, pero luego de una anécdota de un amigo es que doy fe que ella nos cuida y nos proteja. Desde entonces no dejó de asistir a la misa del dos de febrero”.

Yilmar Pinto, estudiante de educación física comentó: “es algo que a nivel espiritual necesitamos como seres humanos, es muy importante que tengamos fe. Acá en Riohacha, en particular nos debemos a Nuestra Señora de los Remedios. Mi fe fue encaminada los primeros años de mi vida por mis padres, luego que fui creciendo aprendí y aprecié la bondad que nos puede transmitir la Virgen”.

Para este dos de Febrero los riohacheros se preparan para esta celebración que los une como fieles devotos de la virgen Nuestra Señora de los Remedios, se espera que la fe arrope la ciudad en un día sin precedentes.

-Publicidad-